El ministro germano de Exteriores, Guido Westerwelle, ha reiterado que la economía de Alemania no puede cargar con todo el lastre de la crisis de la zona del euro y ha advertido contra un esfuerzo exagerado por parte de este país.

"La capacidad de aguante de nuestra economía no es ilimitada", dijo hoy Westerwelle en declaraciones al informativo matinal de la primera cadena de la televisión pública alemana ARD.

Añadió que "por ese motivo hay que tratar de mostrar solidaridad por un lado, pero por otro no se deben rebajar las voluntades de reformas de nuestros socios".

Al igual que la canciller federal, Angela Merkel, el jefe de la diplomacia alemana expresó además su rechazo a la emisión de los polémicos eurobonos y a compartir la deuda.

"No podemos tomar el camino de la unión de garantías y deudas, sino que queremos una unión de estabilidad", dijo finalmente el ministro de Exteriores.