Alrededor de 600 personas fueron detenidas en Polonia por disturbios en estadios y zonas de aficionados durante la Eurocopa de fútbol, según anunció hoy el ministro de Interior polaco, Jacek Cichocki, entre ellos dos ciudadanos españoles.

La mayoría de las detenciones, cerca de 200, ocurrieron el pasado 12 de junio en Varsovia, coincidiendo con el partido Polonia-Rusia, un choque considerado de máxima rivalidad por la compleja historia común que arrastran ambos países.

En aquella jornada se produjeron enfrentamientos entre aficionados y la policía, que se empleó a fondo hasta bien entrada la madrugada, con decenas de hinchas y varios agentes heridos.

Entre los hinchas condenados por su participación en esos disturbios se encuentra un español natural de Murcia, de 24 años, quien fue condenado a tres meses de prisión y multa de algo menos de 500 euros, aunque como explicaron a Efe desde la portavocía judicial de Varsovia el joven no tendrá finalmente que cumplir la condena.

Además, otro español fue arrestado cuando intentó cruzar la frontera polaca sin documentación, algo necesario durante el torneo, en el que de manera excepcional se demandó a los viajeros acreditar su identidad al acceder a suelo polaco.

"Estas cifras indican que Polonia ha aprobado el examen en lo que se refiere a seguridad", señaló el ministro de Interior, que subrayó que "los cuerpos y fuerzas de seguridad estaban bien preparados" a pesar de que no existía ninguna señal "directa" de grave riesgo.