Cinco civiles murieron y once resultaron heridos por la explosión hoy de una bomba caminera al paso del vehículo en que viajaban en el sur de Afganistán, informó a Efe una fuente oficial.

El incidente ocurrió en el distrito de Andar de la provincia de Ghazni, donde un autobús que se dirigía desde la ciudad sureña de Kandahar hacia Kabul pisó un artefacto ubicado en la carretera.

El portavoz del gobernador regional, Musa Akbarzada, atribuyó el ataque a la insurgencia talibán y situó el número de víctimas mortales en cinco y el de heridos en once.

La fuente agregó que algunos de los heridos, que fueron trasladados a un hospital de las fuerzas de seguridad afganas, se encontraban en condición crítica.

Los artefactos explosivos improvisados (IED, siglas en inglés) o bombas camineras son uno de los métodos más utilizados por los insurgentes para hostigar a las tropas extranjeras y afganas, pero en la práctica causan un número elevado de víctimas civiles.