Millones de personas en una franja de estados del este y centro de Estados Unidos padecían el lunes un tercer día abrasador y sin aire acondicionado debido a los apagones que dejaron varias tormentas, que también causaron una veintena de muertes.

La ausencia de electricidad obligó a muchas personas a soportar casas sofocantes y comida descompuesta el fin de semana con temperaturas alrededor de los 38 grados centígrados (100 Fahrenheit).

Unos dos millones de viviendas en una zona de Carolina del Norte a Nueva York y hacia el occidente hasta Illinois carecían de electricidad la mañana del lunes. Las autoridades de las empresas eléctricas dijeron que posiblemente sigan sin servicio varios días más. Desde el viernes, las condiciones severas del clima han sido responsabilizadas de al menos 18 muertes, en su mayoría por la caída de árboles sobre casas y vehículos.

Los apagones también han generado el temor de problemas viales debido a que las personas recorren caminos con semáforos apagados, pero en Virginia, el lunes había menos tránsito del normal en muchos lugares debido a que entre los trabajadores federales hubo quienes se tomaron el día que fue concedido por sus jefes.

Para aliviar la congestión vial en Baltimore y Washington, las autoridades federales y estatales le dieron el lunes a muchos trabajadores la opción de permanecer en casa. El gobernador de Maryland también ofreció la misma posibilidad a los trabajadores estatales.

"Había menos tránsito", dijo Rob Lavender, quien vive en la capital estadounidense y está de visita en el condado de Arlington. "Es más ajetreado en un día normal".

Las personas que viajaban por carretera de Maryland hacia Washington tuvieron demoras en el trayecto por los apagones esporádicos en semáforos y otras señales.

"Era un desastre", afirmó Jason Lynch, un programador informático de 23 años de edad y quien labora en el Departamento de Energía.

Informó que hubo al menos tres semáforos averiados en el trayecto de unos tres kilómetros (dos millas) en autobús de Colesville a la parada de Glenmont que forma parte del sistema de tren subterráneo de Washington DC.