Jeneba Tarmoh declinó competir en un desempate por la tercera y última plaza en los 100 metros y con ello su compañera de entrenamientos Allyson Felix se quedó con el boleto para los Juegos Olímpicos de Londres.

Tarmoh informó el lunes a la Federación Estadounidense de Atletismo sobre su intención de no disputar el desempate.

Su agente, Kimberly Holland, ya había adelantado que Tarmoh no iba a participar en el desempate la noche del lunes por la última plaza en el torneo Preolímpico de Estados Unidos.

En un correo electrónico enviado por su agente a la federación, Tarmoh señaló: "Comprendo que con esta decisión ya no podré disputar los 100 metros en los Juegos Olímpicos y asumo que seré suplente en la carrera".

Tarmoh, quien en todo momento sostuvo que fue la ganadora de la carrera que se disputó el 23 de junio, no especificó en su comunicado el por qué tomó la decisión de renunciar al desempate.

Stephanie Hightower, la presidenta de la federación, dijo que estaban "decepcionados" con el cambio de opinión de Tarmoh.

El desempate había generado expectativa en Estados Unidos, ya que la cadena de televisión NBC había previsto transmitirlo en horario central junto al Preolímpico de natación. Hubiese sido un golpe publicitario para el atletismo, pero el asunto se ha convertido en otro tropiezo para un deporte que ha sufrido varios en tiempos recientes.

La controversia en los 100 eclipsó todo el Preolímpico de atletismo de Estados Unidos, más que nada porque el reglamento de la federación local carecía de un protocolo para una situación como esta, teniendo que improvisar sobre la marcha.