El exprimer ministro israelí Isaac Shamir, que falleció ayer en Tel Aviv a los 96 años, será enterrado mañana, lunes, en Jerusalén junto a otros líderes del sionismo y de Israel.

Shamir tendrá su lugar de reposo en el mismo recinto que los anteriores jefes de gobierno Isaac Rabin o Golda Meir, en la conocida como "Parcela de los Grandes de la Nación", informan hoy los medios locales.

La parcela está a unos cientos de metros de la tumba del visionario del Estado judío, Teodoro Herzl, junto al mayor cementerio militar de Israel y frente al Museo del Holocausto.

Shamir, primer ministro entre 1983 y 1984, y después entre 1986 y 1992, falleció ayer en el hospital geriátrico en el que hace unos años fue ingresado por su hijos para hacer frente a su avanzada senilidad.

Sus restos serán expuestos por la mañana en la explanada del Parlamento para permitir a la población rendirle tributo, y horas después serán trasladados al llamado Monte Herzl para su enterramiento en un funeral oficial.

Ayer, tras conocer su fallecimiento, el jefe del Gobierno israelí, Benjamín Netanyahu, alabó la figura de su predecesor, a quien definió como "el ejemplo de la lealtad a la Tierra de Israel y los eternos valores del pueblo judío".

"Isaac Shamir pertenece a la generación de gigantes que fundaron el Estado de Israel y lucharon por la libertad del pueblo judío en su tierra", expresó Netanyahu en un comunicado.

Shamir, acérrimo rival político del actual presidente israelí, Simón Peres, era uno de los últimos dirigentes israelíes de la generación que participó en la creación del Estado judío en 1948.