Más de 30 personas resultaron heridas y otras 64.500 damnificadas a causa del terremoto de 6,6 grados en la escala de Richter, que sacudió el sábado la región autónoma de Xinjiang, en el noroeste de China, informó hoy el portal de noticias china.org.

El seísmo, que se produjo a las 5:07 hora local de ayer (21:07 GMT) y afectó principalmente una área montañosa a lo largo de las fronteras de las comarcas de Hejing y Xinyuan, causó la muerte de 2.000 cabezas de ganado y dañó más de 30.000 casas, según informaron hoy las autoridades locales.

Los fuertes temblores causaron además apagones temporales de luz durante el tiempo que duraron, la interrupción del tráfico en una autopista local- donde 20 personas se encuentran atrapadas como resultado del desprendimiento de tierra - y la suspensión de 32 trenes de pasajeros y carga por razones de seguridad.

Las autoridades locales ya han enviado grupos de rescate a las dos comarcas afectadas, mientras que el Centro de Control de Terremotos de China (CEIC, sus siglas en inglés) indicó nivel tres de emergencia en la zona afectada por el seísmo.

La región afectada por el terremoto, localizada a 3.500 metros sobre el nivel del mar, ha estado geológicamente activa en toda su historia habiendo registrado más de dos seísmos por encima de los 7 grados en la escala de Ritcher desde 1900, según la fuente.

El oeste de China es una zona con frecuente actividad sísmica. El 2010 un terremoto de 7,1 grados en la provincia de Qinghai, en el sureste de Xinjiang, causó 300 muertos y más de 8.000 heridos.

En 2008, la región de Wenchuan, en Sichuan, también en el oeste, sufrió el seísmo más grave de las últimas décadas en China, el cual dejó más de 88.000 muertos y miles de desaparecidos.