Los nuevos magistrados del tribunal supremo de El Salvador, cuya elección fue anulada por la Sala Constitucional de ese órgano, asumieron hoy sus cargos en medio de vigilancia policial y del apoyo y rechazo de activistas.

Los nuevos jueces de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) son Ovidio Bonilla, Doris Rivas, Salomón Padilla, Roberto Argueta y Elsy Dueñas, elegidos en abril pasado junto a sus respectivos suplentes y cuyo período de nueve años expirará en 2021.

Más de dos centenares de policías acordonaron el edificio del Supremo para facilitar el ingreso de los magistrados ante la presencia de activistas, pero no hubo incidentes.

Sindicalistas del Poder Judicial y de organizaciones afines apoyaban a los jueces, mientras que miembros de asociaciones privadas y de otros grupos exigían el cumplimiento de los fallos que declararon inconstitucional su elección.

Los nuevos miembros de la Corte Suprema celebraron una reunión con sus colegas elegidos en 2006 y cuya designación también fue anulada por la Sala de lo Constitucional el 5 de junio pasado, aunque dispuso que continúen en sus cargos.

Bonilla, Rivas, Padilla, Argueta y Dueñas sustituyeron a cinco magistrados cuyo período terminó ayer.

Además, Bonilla debe asumir el próximo día 16 como presidente del Supremo por tres años, en sustitución de Belarmino Jaime, también miembro de la Sala Constitucional y quien seguirá siendo sólo magistrado.

La Constitución salvadoreña establece que cada tres años debe renovarse un tercio del Supremo, integrado por 15 magistrados principales y suplentes, que cumplen así períodos escalonados de nueve años, pero no dice en qué legislatura debe ser la elección.

La Sala anuló las elecciones de magistrados por considerar que una misma legislatura no puede hacer ese proceso en dos ocasiones y ya se había hecho una vez, al tiempo que ordenó repetirlas, a lo que se niega la Asamblea Legislativa.

Sectores que rechazan los fallos consideran contradictoria esta disposición porque significa hacer lo mismo que se anuló, es decir, que una misma legislatura elija magistrados en dos ocasiones.

La Corte Centroamericana de Justicia (CCJ), con sede en Managua, dictó el 21 de junio la suspensión de las sentencias al admitir un "recurso de conflicto" de la Asamblea contra la Sala.

Sin embargo, la Sala rechazó la resolución de la CCJ por considerarla "contraria a la Constitución" salvadoreña, mientras que el Parlamento insiste en que se cumpla.

La Asamblea aprobó el 28 de junio un decreto transitorio para permitir que el pleno de la CSJ lo constituyan ocho de sus 15 miembros y sin necesidad de convocatoria del presidente del Supremo, para que así pudieran asumir hoy los nuevos magistrados.