Las autoridades indias informaron hoy de que al menos 61 personas han muerto y unos dos millones han resultado afectadas por las inundaciones que se están registrando desde finales de junio en el estado nororiental de Assam.

Desde este viernes han fallecido más de la mitad de las víctimas mortales, aunque en las últimas horas está descendiendo el nivel del agua de los ríos y afluentes de la región, según fuentes de la administración citadas por las agencias indias.

Las inundaciones, provocadas por las fuertes lluvias de la estación monzónica, han anegado unas 2.000 aldeas y amplias zonas en la mayoría de los distritos de Assam.

Cerca de medio millón de personas han buscado cobijo en campamentos habilitados por las autoridades.

Según la agencia IANS, el primer ministro indio, Manmohan Singh, y la líder del gubernamental Partido del Congreso, Sonia Gandhi, se desplazarán mañana a Assam para supervisar las tareas de asistencia a los damnificados.

La región está ubicada en un territorio muy sensible a las inundaciones, pues está surcado por el Brahmaputra, un gran río que nace en las cercanas montañas tibetanas y desemboca en el delta del Ganges en el vecino Bangladesh.

También en Bangladesh han perdido la vida en los últimos días en torno a un centenar de personas, en su mayoría sepultadas debido a los corrimientos de tierra causados por las fuertes lluvias monzónicas.