Xiomara Castro, esposa del exgobernante de Honduras Manuel Zelaya, lanzó hoy su precandidatura a la Presidencia del país por el partido Libertad y Refundación (Libre), surgido tras el golpe de Estado que derrocó a su marido en junio de 2009.

"Propongo un proyecto de refundación para Honduras pacífico, amplio, de espíritu democrático, revolucionario y socialista", expresó Castro en su mensaje pronunciado ante miles de seguidores en la occidental ciudad de Santa Bárbara, de donde es oriunda.

La exprimera dama presentó como coordinador general de su campaña política a su esposo, quien por su parte dijo que las cinco corrientes internas de Libre apoyan la aspiración de Castro de ser la candidata presidencial del partido en las elecciones generales de 2013.

El partido Libre tiene previsto celebrar elecciones internas el 18 de noviembre próximo.

El gobierno del Partido Nacional, que lidera el mandatario hondureño, Porfirio Lobo, "no ha resuelto los problemas" del país, "más bien se han incrementado al profundizar el modelo neoliberal", señaló hoy Castro, quien reiteró que de llegar al poder convocará una Asamblea Nacional Constituyente.

Sostuvo que su proyecto político está orientado a transformar "las estructuras obsoletas que impiden que Honduras llegue al desarrollo", y que su "misión a corto plazo es sacar del gobierno al Partido Nacional y a la oligarquía".

"El gobierno debe de ser del pueblo, el gobierno debe ser del soberano, ahora le toca a la resistencia asumir la construcción del Estado, vamos pueblo a derrotarlos en las urnas, Libre es una propuesta política concreta de transformación estructural de Honduras", enfatizó la exprimera dama.

Castro, quien llegó a la concentración acompañada de su esposo y otros miembros de su familia, advirtió que de alcanzar el poder derogará "todas las leyes" en las que los políticos "regalan" lo que le pertenece a los hondureños y las que "afectan al magisterio y los trabajadores".

Acusó al Gobierno de Lobo de no haber resuelto los graves problemas que tiene el país, como la violencia y la pobreza, que, a su juicio, más bien se han agudizado.

En la presente Administración, que asumió en enero de 2010, se han registrado unas 13.000 muertes violentas, citó la aspirante a candidata presidencial.

"Estamos decididos a cambiar este cruel sistema que nos oprime y no estamos dispuestos a agachar la cabeza ante nadie, ni permitir que nadie nos atropelle", añadió, al insistir en su propuesta de una Constituyente.

Entre otras cosas dijo que la resistencia es un movimiento, como el de los "indignados" o el de los estudiantes en México, que se están manifestando en varios países de Europa y América.

"Hoy estamos aquí para terminar de una vez por todas con esta trágica situación, no más pobreza, no más violencia, no más hambre", recalcó Castro, quien además dijo que van "a la toma del poder" para "derrotar el bipartidismo y la oligarquía", pero no indicó cómo resolverá los múltiples problemas que aquejan a su país.

Además, Castro expresó su solidaridad con el pueblo de Paraguay y con Fernando Lugo, quien fue destituido de la Presidencia paraguaya por el Senado tras un juicio político, el 22 de junio pasado, y saludó "el proceso electoral en México", que hoy está celebrando elecciones.

Manuel Zelaya fue derrocado y sacado del país el 28 de junio de 2009 cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución, pese a tener impedimentos legales.