El presidente de la Comisión Europea (CE), Jose Manuel Durao Barroso, felicitó hoy a Ólafur Ragnar Grímsson por su reelección como presidente de Islandia y expresó su deseo de continuar avanzando en las negociaciones para la adhesión del país a la Unión Europea (UE).

Con el 52,78 % de los votos, Grímsson asume su quinto mandato como presidente del país escandinavo, que lidera desde 1996, tras dar la vuelta a las estadísticas que en un inicio daban por vencedora a la popular periodista Thóra Arnórsdóttir, qué sumó el 33,16 % de los sufragios.

Uno de los temas claves de la campaña electoral ha sido precisamente las relaciones entre Islandia y la UE, que Gríssom ha utilizado para movilizar el tradicional sentimiento "euroescéptico" a su favor, erigiéndose en defensor de los recursos naturales y la independencia de Islandia, amenazados por Bruselas.

Por su parte, Barroso reiteró su interés en continuar con las negociaciones para el acceso del país a la UE y señaló estar seguro de que "continuaremos teniendo una discusión abierta y constructiva sobre cómo progresar en el camino de Islandia en la integración europea".

Barroso se mostró confiado de que ambos socios profundizarán sus relaciones durante el mandato de Gríssom, tanto en el ámbito del acuerdo económico establecido entre ellos, como en el proceso de integración.

La imagen de la Unión Europea en Islandia se ha deteriorado a raíz de que los Veintisiete se personaran en la demanda judicial contra el país planteada por el Reino Unido, Holanda y la Autoridad de Supervisión de la EFTA (Asociación Europea de Libre Comercio) a raíz de la quiebra del sector bancario de la isla.

Durante lo peor de la crisis islandesa, en 2009, el Gobierno de la socialdemócrata Jóhanna Sigurdardóttir presentó la solicitud de ingreso en la UE.

La mejora de la economía islandesa, sumada a la crisis del euro y la perspectiva de que Bruselas aumente su control económico sobre los Estados miembros han minado la confianza de los islandeses en la UE.

El conservador Partido de la Independencia, al que los sondeos pronostican una victoria aplastante en las elecciones legislativas de 2013, es un firme defensor del "euroescepticismo".