Ataques con granadas y armas de fuego contra dos iglesias en Kenya cerca de la frontera con Somalia mataron a 10 personas e hirieron a 40 el domingo, en lo que muy probablemente fue una acción de extremistas somalíes, dijo un funcionario.

El comandante policial Philip Ndolo dijo que el ataque más sangriento se produjo en la African Inland Church en Garissa, un pueblo unos 195 kilómetros (120 millas) al oeste de la frontera somalí.

Los atacantes lanzaron dos granadas hacia adentro de la iglesia, y una de ellas estalló, dijo Ndolo. Cuando los feligreses salieron corriendo del templo, los pistoleros abrieron fuego. Diez personas murieron y 37 resultaron heridas, agregó.

También en Garissa, en una iglesia católica, un atacante lanzó una granada e hirió a tres personas.

Garissa es uno de dos pueblos grandes cerca de la frontera con Somalia. Está apenas al oeste del campamento de refugiados de Sasaab, donde vive medio millón de somalíes. El viernes, atacantes armados secuestraron a cuatro trabajadores del Consejo Noruego de Refugiados y se piensa que se los llevaron al otro lado de la frontera.