La operadora de la central nuclear de Oi (centro) inició hoy la reactivación del reactor 3 de la planta, lo que pone fin al apagón nuclear en el que se encontraba Japón desde el 5 de mayo, informó la agencia Kyodo.

La propietaria de la central, Kansai Electric Power (KEPCO), inició el proceso en torno a las 21.00 hora local (12.00 GMT) y explicó que el reactor, el primero en ser reactivado tras la crisis de Fukushima, comenzará a transmitir electricidad el próximo miércoles y estará totalmente operativo el 8 de julio.

Una docena de personas bloqueó desde la noche de ayer uno de los accesos por carretera a la planta en protesta por la reactivación del reactor, mientras que miles de personas (150.000 según los organizadores, 17.000 según la policía) se manifestaron por ese motivo el viernes ante la residencia del primer ministro en Tokio.

Tras el accidente en Fukushima, Japón desconectó progresivamente sus 54 reactores nucleares por seguridad o por las revisiones que estipula la ley.

El último en ser apagado fue el número 3 de la central de Tomari, en la isla de Hokkaido (norte), el pasado 5 de mayo.

El 16 de junio el Gobierno dio la orden de reactivar los reactores 3 y 4 de Oi, ante la posibilidad de que la región de Kansai, donde se encuentra la planta, sufra apagones ante la falta de generación atómica y el incremento de la demanda previsto en verano.

KEPCO ha dicho que una vez que el reactor 3, capaz de generar 1,18 millones de kilowatios, esté plenamente operativo, su capacidad para producir electricidad estará un 9,2 % por debajo de lo necesario, en vez de un 14,9%, para asegurar el suministro en caso de que se alcance el pico de consumo estival registrado en 2010.

La eléctrica considera que podrá cubrir por completo este supuesto de demanda cuando se reactive la unidad 4, algo que sucederá probablemente a finales de este mes.

El accidente provocado por el desastre del 11 de marzo de 2011 en la central de Fukushima, el peor desde el de Chernóbil, mantiene desplazadas a unas 80.000 personas que vivían en torno a la planta y ha afectado gravemente a la agricultura, la pesca y la ganadería local.