El primer ministro neozelandés, John Key, desestimó hoy una investigación en torno al allanamiento de morada efectuado por la Policía el pasado enero a la mansión del fundador de Megaupload, Kim Dotcom, después de que el Alto Tribunal neozelandés declarara ilegales las órdenes utilizadas para este fin.

Key explicó a la emisora neozelandesa RadioLive que se trata de "un asunto de los Estados Unidos, mientras que Nueva Zelanda no ha abierto un proceso judicial contra esta persona (Dotcom). Solamente tenemos tratados de extradición y actuamos en virtud de ellos".

La semana pasada el Partido Verde exigió una investigación sobre el allanamiento a la mansión del fundador de Megaupload, realizada a petición de Estados Unidos, después de que el Alto Tribunal dictaminara que las órdenes de registro eran imprecisas y que el traslado al país norteamericano de las copias de los discos duros de Dotcom eran ilegales.

La Policía neozelandesa entró el pasado 20 de enero a la mansión de Dotcom, en las afueras de Auckland, como parte de un operativo internacional contra la piratería informática, que incluyó el cierre del portal Megaupload, el embargo de sus bienes y otras detenciones en el país oceánico y Europa.

Poco después del operativo, Dotcom y los tres ejecutivos detenidos en Nueva Zelanda fueron puestos en libertad condicional y en agosto próximo afrontarán un proceso en torno al pedido de extradición de Estados Unidos para ser juzgados de diversos delitos de piratería informática, crimen organizado y blanqueo de dinero.

A Megaupload se le atribuye haber causado más de 500 millones de dólares (395 millones de euros) en pérdidas a la industria del cine y de la música al transgredir los derechos de autor de compañías y obtener con ello unos beneficios de 175 millones de dólares (138 millones de euros).