François Fillon, jefe del Ejecutivo francés durante todo el quinquenio presidencial de Nicolas Sarkozy, anunció hoy que se presentará como candidato para presidir la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP).

Con su anuncio, avanzado anoche en Twitter y reafirmado hoy en una entrevista publicada por "Le Journal du Dimanche (JDD)", Fillon, de 58 años, abre la batalla para hacerse con el control del partido, tras las derrotas electorales de la derecha en las elecciones presidenciales y legislativas de los pasados mayo y junio.

"Creo que es mi deber hacer todo lo posible por agrupar a todas las familias (políticas) de la derecha y del centro", señaló Fillon, quien agregó que quiere "reunir a todos los republicanos que no quieren una política de declive".

El antiguo jefe de Gobierno y actual diputado por París declaró que la concentración de las diferentes corrientes políticas del partido es "una necesidad absoluta".

Las prioridades de su candidatura pasan por establecer "una relación de fusión entre Francia y Alemania" y "reducir los gastos, trabajar más y mejorar la competitividad" de la economía francesa, añadió Fillon, que dijo querer "oponerse a una política inconsecuente" de la izquierda y "preparar la reconquista, sin esperar".

Una parte de esa reconquista pasa por recuperar la alcaldía de París al socialista Bertrand Delanoë, aunque Fillon no precisó quién será su candidato o si él mismo intentará convertirse en el primer edil de la capital.

Tampoco avanzó si tiene intención de ser el candidato presidencial de los conservadores para 2017 para no "quemar etapas".

"La UMP necesita clarificar sus valores" y "erigir un nuevo proyecto", subrayó Fillon.

Su principal rival en el congreso que la UMP celebrará en el próximo mes de noviembre, y en el que están llamados a votar los 260.000 militantes del partido, será Jean-François Copé, actual secretario general de la formación.

Copé ya ha anunciado incluso su intención de ser el candidato conservador a las elecciones presidenciales de 2017 aunque no ha hecho oficial si quiere seguir a la cabeza del partido.

Además, se espera que próximamente anuncie su candidatura el ex primer ministro y extitular de Exteriores Alain Juppé, de 67 años y próximo al expresidente Jacques Chirac.

Hay más figuras políticas que han dejado entender que podrían entrar en la lucha por controlar el partido, como la exportavoz de campaña de Sarkozy y exministra de Ecología y Transportes, Nathalie Kosciusko-Morizet, que desea que la UMP se aleje claramente de las posiciones de la formación de extrema derecha Frente Nacional (FN).

Fillon, natural de Le Mans y aficionado al automovilismo, estudió filosofía y derecho y trabajó como periodista en prácticas en España y en Bélgica para la agencia de noticias France Presse, antes de entrar en política en 1976.

Ha sido ministro de Investigación, de Tecnologías de la Información, de Trabajo y de Transportes, además de presidente del Consejo Regional del Pays de la Loire (este).

Preguntado por las razones de la derrota electoral de la derecha en todos los comicios celebrados en los tres últimos años, el ex jefe de Gobierno atribuyó los nefastos resultados electorales a la crisis económica y financiera y no a la política de Sarkozy, criticado por acercarse demasiado a los postulados de la extrema derecha.

"Toda crítica contra Nicolas Sarkozy también me ataca a mí. Soy solidario con toda la acción política que llevó a cabo. La principal razón de nuestro fracaso ha estado liada a la crisis económica y financiera. En España, Zapatero no fue derrotado porque hizo una campaña muy a la derecha. En Gran Bretaña, Gordon Brown no fue derrotado porque hizo una campaña muy a la derecha...", señaló.