Ratificándose como una de las grandes selecciones de todos los tiempos, España dictó el domingo una magistral clase de fútbol al destrozar 4-0 a Italia en la final de la Eurocopa.

David Silva, Jordi Alba, Fernando Torres y Juan Mata marcaron los goles de España, cuya orquesta fue dirigida a la perfección por el circuito de Andrés Iniesta y Xavi Hernández en el mediocampo.

"Ha sido un partido muy completo. El mejor de la Eurocopa", afirmó Xavi.

Criticada en los partidos previos por abusar en exceso del toque en el mediocampo, España fue soberbia de principio a fin en el Estadio Olímpico de Kiev al conseguir el resultado más abultado de una final de la Eurocopa.

Si bien plantó cara con valentía durante algunos tramos, Italia se vio desbordada por la locomotora española y terminó jugando con 10 hombres desde los 64 minutos. El técnico Cesare Prandelli había agotado los tres cambios cuando Thiago Motta se lesionó.

"Lo de esta noche fue desigual", reconoció el arquero italiano Gianluigi Buffon. "Fueron demasiados superiores, es relativo decir que tenemos amargura por perder esta final".

Las pocas ocasiones que la Azzurra dispuso fueron contenidas por el arquero españo Iker Casillas, que en todo el torneo sólo una vez tuvo que recoger el balón de su portería.

"Es histórico", dijo el técnico español Vicente Del Bosque. "Hemos desplegado un buen juego. Ellos se han esforzado mucho. El primer gol les ha desgastado y ya el segundo ha sido casi definitivo".

La consagración estira el momento sublime del fútbol español, con tres títulos en tres grandes citas sucesivas, luego de haberse coronado en la Euro 2008 en Viena y el Mundial 2008 en Sudáfrica. ¿Un cuarto más? Habrá que esperar hasta el próximo Mundial, en Brasil 2014.

Ninguna otra selección había conseguido reinar al mismo tiempo como bicampeona europea y monarca mundial.

"El fútbol español está viviendo unos años de plenitud futbolística y nos tenemos que sentir todos orgullosos", comentó Iniesta.

Silva abrió el marcador a los 14 minutos con un cabezazo tras un centro medido de Cesc Fábregas desde la línea de fondo, aprovechando que el arquero italiano Gianluigi Buffon fue a cubrir el primer palo. La jugada surgió de los botines de Iniesta, quien dio el primer pase a Cesc.

El segundo cayó a los 41 por obra de Alba, quien avanzó como tromba por la izquierda para dominar un exquisito pase de Xavi Hernández. Alba metió su primer gol con la camiseta de la selección con un remate imposible de atajar para Buffon.

Las otras dos dianas se facturaron en la recta final del partido ante una Italia que para entonces había claudicado.

Torres, quien había reemplazado a Cesc, anotó a los 84 con una fácil definición. Torres también había marcado en la final de hace cuatro años, en el 1-0 ante Alemania.

Tras sustituir a Iniesta, Mata maquilló el resultado tras recibir de Torres.

Italia tuvo su mejor momento al inicio del segundo tiempo cuando Casillas tapó un disparo a quemarropa de Antonio Di Natale. Antonio Cassano y Mario Balotelli, los otros dos arietes italianos, apenas sí se hicieron ver.

El paso de los minutos simplemente evidenció la realidad: sólo un esfuerzo supremo o un milagro iba a descarrilar a España.

La palabra "impresionante" se queda corta para describir el rosario de logros y récords de esta España, cuyo ciclo de gloria comenzó con el técnico Luis Aragonés hace cuatro años y prosiguió de la mano de Del Bosque.

"El listón está muy alto y hay mucha exigencia. Hay grandes retos y tenemos que disfrutar por la generación que tenemos", indicó Xavi.

España ha ganado cada partido en rondas decisivas de un torneo grande desde la derrota ante Francia en los octavos de final del Mundial de Alemania 2006.

En 10 partidos desde aquel encuentro en Hannover, Casillas no ha recibido goles. El último en anotarle un tanto al arquero del Real Madrid fue Zinedine Zidane, quien se retiró tras ese Mundial.

España se presentó a la final con etiqueta de favorita, pero con dudas. En su debut en el torneo, igualó 1-1 con Italia al experimentar con un once titular en el que resaltó la falta de un delantero de referencia y la decisión de poblar el medio hasta con seis hombres.

Su pase a la final se tuvo que definir en una tanda de penales frente a Portugal tras un empate sin goles.

Con o sin delanteros, a España le daba igual para imponer su voluntad y exhibió su mejor repetorio en el compromiso más importante.

"Nuestros jugadores han controlado el partido en todo momento, los italianos han estado encima después del 1-0, aún así hemos realizado presión, y hemos tenido posesión de balón y profundidad", dijo Del Bosque. "Nos vamos contentos. Este éxito del fútbol español nos viene muy bien y ahora toca mirar para adelante, a Brasil 2014".

___

Alineaciones:

ESPAÑA: Iker Casillas, Alvaro Arbeloa, Gerard Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba, Sergio Busquets, Xabi Alonso, Xavi Hernández, Andrés Iniesta (Juan Mata, 86), David Silva (Pedro Rodríguez, 59), Cesc Fabregas (Fernando Torres, 75).

ITALIA: Gianluigi Buffon, Ignazio Abate, Leonardo Bonucci, Andrea Barzagli, Giorgio Chiellini (Federico Balzaretti, 21), Claudio Marchisio, Andrea Pirlo, Daniele De Rossi, Riccardo Montolivo (Thiago Motta, 56), Antonio Cassano (Antonio Di Natale, 46), Mario Balotelli.

Arbitro: Pedro Proenca (Portugal).