El presidente de Paraguay, Federico Franco, quien asumió el 22 de junio último en sustitución Fernando Lugo, presenta hoy el informe anual de gestión del Ejecutivo ante el Parlamento, que ese día destituyó al exobispo en juicio político por mal desempeño de sus funciones.

Franco, vicepresidente con Lugo desde 2008, acude al Congreso para adelantar las directrices de su Gobierno para lo que resta de mandato, que concluye el 15 del año próximo.

El informe de gestión es ofrecido el 1 de julio de cada año, en coincidencia con la renovación de las mesas directivas de ambas cámaras del Congreso.

Ante un fuerte dispositivo de seguridad montado en el Legislativo y sus alrededores, el nuevo mandatario brindará su discurso en una sesión conjunta de la Cámara de Diputados y del Senado.

El gobernante tendrá a su cargo realizar esa tarea atendiendo a que el Parlamento destituyó el día 22 último a Lugo, tras declarado culpable en juicio político de haber incurrido en "mal desempeño" en sus funciones.

Franco acudirá a ese acto un día antes de recibir a una misión especial de la Organización de Estados Americanos (OEA), encabezada por su secretario general, José Miguel Insulza, para observar la situación por la que atraviesa el país ante la crisis política originada con la destitución de Lugo.

La misión de la OEA llegará a Asunción esta noche y, según aseguró el nuevo canciller, José Fernández, tendrá todas las libertades y garantías para entrevistarse tanto con las autoridades como con Lugo, sus allegados y la prensa.

Los mecanismos aplicados en el enjuiciamiento son duramente cuestionados por el exobispo, quien afirma que fue víctima de un "golpe de Estado parlamentario".

El juicio político también motivó las resoluciones adoptadas el viernes pasado por el Mercosur y la Unasur de suspender a Paraguay de las actividades de ambos bloques suramericanos hasta la realización de las elecciones generales, previstas para el 21 de abril de 2013.

Franco advirtió en la víspera sobre la posibilidad de que su país abandone la Unasur, así como ironizó con el ahorro que representará no acudir a las cumbres regionales.