El emir de Kuwait, el jeque Sabah al Ahmed al Sabah, aceptó hoy la dimisión del Gobierno y pidió a los ministros en funciones que continúen al cargo de los asuntos urgentes hasta que se forme un nuevo Ejecutivo.

Según la agencia oficial de noticias Kuna, el emir dio una orden en la que acepta la renuncia del Gobierno de acuerdo a la Constitución.

El Ejecutivo kuwaití, encabezado por el primer ministro, jeque Yaber al Mubarak al Hamad al Sabah, presentó su dimisión al emir el pasado 25 de junio para poner fin a la crisis política que atraviesa este país rico en petróleo.

La decisión del gabinete se produjo después de que el Tribunal Constitucional invalidara las últimas elecciones legislativas, celebradas el 2 de febrero pasado, al considerar ilegal la disolución del Parlamento antes de los comicios, y restaurara a éste.

La sentencia del tribunal establece que la cámara disuelta el pasado 6 de diciembre debe recuperar el poder legislativo y que las normas aprobadas en la Asamblea Parlamentaria salida de las urnas en febrero pasado serán válidas hasta su anulación por otra orden judicial.

Las desavenencias en el Consejo de la Nación y las crisis gubernamentales son una constante en este rico emirato petrolero del golfo Pérsico, que cuenta con uno de los parlamentos más democráticos de la región, pero que en los últimos años ha sido disuelto en varias ocasiones.