Una cápsula espacial Soyuz con tres astronautas de varias naciones aterrizó el domingo en las estepas del sur de Kazajistán, poniendo fin a su misión de 193 días en la Estación Espacial Internacional.

Una decena de helicópteros de rescate sobrevolaron la vasta área sin cultivos en la aterrizó la cápsula rusa con el astronauta estadounidense Donald Pettit, el ruso Oleg Konorenko y el holandés Andre Kuipers.

La travesía desde la estación espacial comenzó tres horas y media antes, cuando la cápsula se desacopló y comenzó a alejarse lentamente de la base. La Soyuz hizo un aterrizaje perfecto a las 2:14 pm (0817 GMT), como estaba programado.

Comentando sobre el aterrizaje, el reportero de NASA TV Rob Navias lo calificó de diana perfecta.

Kononenko fue el primero en ser extraído del módulo de descenso. Se le vio pálido y cansado, pero el personal médico anunció que estaba bien.

Los tres hombres fueron llevados a sillas reclinables y posaron para fotografías, minutos antes de ser llevados a una tienda médica para más exámenes.

Los tres eran parte del equipo que manejó el arribo el mes pasado a la estación espacial de la cápsula espacial privada SpaceX Dragon, con la primera entrega privada de suministros al módulo orbital.

En la base permanecen los rusos Guennady Padalka y Serguei Revin y el estadounidense Joseph Acaba, quienes residirán en la estación durante tres meses más.

A ellos se unirán a finales de este mes el astronauta de la NASA Suni Williams, el ruso Yuri Malenchenko y el japonés Aki Hoshide, quienes viajarán en una cápsula Soyuz que despegará desde el cosmódromo de Baikonur, en el sur de Kazajistán.