El seleccionador de Chile, el argentino Claudio Borghi, asegura que no le gusta que Manuel Pellegrini y Jorge Sampaoli digan que aspiran a dirigir la selección y recalca que él fue el único que se atrevió a tomar el testigo de Marcelo Bielsa.

"No me gusta nada que Pellegrini y Sampaoli hablen de llegar a la selección. No es bonito escuchar que otros DT (directores técnicos) quieren mi puesto. Eso no se hace", declaró Borghi en una extensa entrevista que publica hoy el diario El Mercurio.

"Yo fui el único que tuvo las pelotas para tomar la selección después de Marcelo Bielsa. Entonces, déjense de decir que están esperando una oportunidad. No es correcto ni corresponde", añade con vehemencia.

Sobre Manuel Pellegrini, Borghi confiesa que no le gustó "nada" que el técnico del Málaga español hablara sobre los actos de indisciplina protagonizados por algunos jugadores de la selección chilena en los últimos meses y sobre el compromiso que estos debieran mostrar con el equipo.

El caso de indisciplina más sonado ocurrió en noviembre, cuando cinco jugadores llegaron tarde a una concentración del equipo y con síntomas de haber consumido alcohol.

El último se produjo el 6 de junio, cuando Gary Medel y Eduardo Vargas fueron sorprendidos de madrugada saliendo de una discoteca de Santiago.

Borghi explica que no le gustaron las declaraciones de Pellegrini "porque él no está acá (en Chile) y porque no tenía por qué decirlo a través de la prensa".

Sobre todo, añade, porque ambos coincidieron hace un mes en Santiago en la conmemoración del 50 aniversario del Mundial de Chile de 1962, y en esa ocasión Pellegrini no le hizo comentario alguno, afirma Borghi.

"El problema es que cuando Pellegrini viene a Chile nunca se junta con sus colegas, no da charlas ni cuenta nada de su experiencia. Eso no me parece", opina Borghi, que recuerda que el chileno tuvo también problemas de indisciplina con Juan Román Riquelme en el Villarreal.

Con todo, Borghi asegura que respeta a Pellegrini y que le "encantaría" tener su experiencia.

"Al menos yo ya fui campeón en Argentina como él. Pero me falta dirigir en Europa como él. Y bajar a segunda división, que también es una experiencia que él ha vivido", añade el argentino con ironía.

Borghi insiste a continuación en que "hay varias cosas de lo que dijo Pellegrini" que no le gustaron.

"¿Qué es eso de que quiere llegar a la selección si se cruzan sus caminos? Que tome ahora la selección si quiere, pero que lo haga. No que diga que no cuando se lo ofrecieron y que ahora diga que la quiere tomar", recalca.

El técnico de "La Roja" insta también a su compatriota Jorge Sampaoli, actual entrenador de la Universidad de Chile, a que aclare qué quiso decir cuando aseguró que a él le habían ofrecido dirigir a la selección tras la partida de Bielsa, y que especifique quién se lo ofreció y por qué rechazó la oferta.

Borghi también apunta sus dardos contra su antecesor en el cargo y critica que Bielsa "no dejó nada" tras su paso por Santiago.

"Él hizo mediciones de jugadores y cuando llegué a Pinto Durán (complejo deportivo de la selección) no había nada de nada. Ni de él ni de los de antes", señala el entrenador, que explica que eso le impidió conocer la evolución física de sus jugadores.

Sobre los casos de indisciplina, el argentino admite que esas situaciones le tienen cansado, aunque le compensa la ilusión por el trabajo desarrollado por todas las selecciones y por el buen desempeño en las eliminatorias para el Mundial de Brasil.

Y consultado por las declaraciones del defensa de la Juventus Mauricio Isla, que aseguró que los jugadores temen que si se produce una nueva indisciplina Borghi renuncie, el entrenador admite: "Puede ser que tenga razón, pero prefiero pensar que todo irá bien".