El abridor Kip Wells trabajó siete episodios y regresó a la senda del triunfo después de no haber conseguido una victoria en cerca de tres temporadas, al llevar a los Padres de San Diego a una victoria por 2-0 sobre los Rockies de Colorado.

La última victoria de Wells fue el 20 de septiembre del 2009, cuando derrotó 8-1 a los Marlins, mientras lanzaba para los Rojos de Cincinnati.

Wells (1-1) lanzó siete entradas, permitió seis imparables, dio dos pasaportes y ponchó a dos para acreditarse la victoria.

El lanzador fue apoyado por el guardabosques Chris Denorfia y el parador en corto venezolano Alexi Amarista, que pegaron dos incogibles cada uno en la victoria de los Padres.

La derrota la cargó el abridor Drew Pomeranz (0-3) en seis entradas completas, permitió dos imparables, una carrera, dio tres pasaportes y retiró a uno por la vía del ponche.