Xavi Hernández e Iker Casillas, los dos capitanes de la selección española, han disfrutado vidas paralelas y de éxito con la Roja, desde aquel título del Mundial sub'20 en 1999, con dos campeonatos en la Eurocopa 2008 y el Mundial 2010 y con un reto inmediato este domingo: la final contra Italia en Kiev.

Ya han pasado trece años desde que ambos levantaron el trofeo en Nigeria. Fue el 24 abril de 1999 en el estadio Nacional de Lagos, en un equipo con Daniel Aranzubia, Carlos Marchena, José Javier Barkero, Gonzalo Colsa, Fran Yeste o David Aganzo como compañeros de esa selección que se impuso en la final a Japón por 4-0.

No perdió ni un solo partido en el torneo. Fue primera de grupo por delante de Brasil, con dos triunfos y un empate. Luego, en octavos, se deshizo de Estados Unidos (2-3); en cuartos de final superó en los penaltis a Ghana (8-7, tras el 1-1); en semifinales venció a Mali (1-3) y en la final doblegó a Japón por el citado 4-0.

"Si nos lo dicen en aquel momento, igual no te lo crees haber conseguido tantas cosas a nivel de la selección, ya no sólo en categoría absoluta sino en inferiores, siempre al lado de Iker", repasa Xavi Hernández en la víspera de la siguiente final de su carrera, en la Eurocopa 2012 contra Italia en el Olímpico de Kiev.

"Empezamos hace ya quince años. Teníamos quince o dieciséis. Hemos ido pasando por todas las categorías inferiores y hemos llevado vidas paralelas. Estamos contentos, porque eso dice que los chavales de abajo tienen oportunidades y que siga continuando los próximos años. Ahora vienen chavales por detrás, como los que han ganado el Campeonato de Europa sub'21", explicó, por su parte, Iker Casillas, a 24 horas de luchar por su tercer título en cuatro años.

Ya ganaron juntos la Eurocopa 2008. Los dos brillaron en aquella competición disputada en Austria y Suiza. El portero fue el héroe en los cuartos de final contra Italia, en la tanda de penaltis, en la que detuvo dos lanzamientos, a Antonio Di Natale y a De Rossi, y el medio centro fue el mejor futbolista del torneo. El motor de España.

Dos años después, también como líderes de la Roja, agrandaron su leyenda en el Mundial de Sudáfrica 2010, también como titulares indiscutibles. El equipo sólo perdió ante Suiza, el primer partido. Ganó sus siguientes seis encuentros, incluida la final contra Holanda en la prórroga, con un gol de Andrés Iniesta.

"Hemos tenido una generación fantástica de futbolistas para hacer historia y queremos seguir haciéndolo. Ahora tenemos otra oportunidad para intentar mejorar esta historia. Estoy muy contento de cómo han ido estos años y mañana estamos muy ilusionados", explica Xavi.

Los dos estarán este domingo en el once de España, trece años después de compartir el Mundial sub'20 de Nigeria y con más de un centenar de encuentros ya disputados con la selección absoluta: Casillas ya ha jugado 136; Xavi suma 114, con once goles. Mañana jugarán uno más, los dos juntos, en busca de un nuevo título.