Italia ya desafió los pronósticos al vencer a Alemania en las semifinales de la Eurocopa. Ahora no tiene problemas con volver a hacerlo el domingo en la final ante España.

Pero, como advirtió el sábado el capitán Gianluigi Buffon, la Azzurra "tiene un problema mañana, porque nos enfrentamos con una selección que ha demostrado su superioridad. Afortunadamente, el partido comienza 0-0".

"España es la favorita, porque ha dominado durante cuatro años y tiene grandes campeones. Italia es la sorpresa, y esperamos sorprender hasta el final", agregó el portero de la Juventus.

El técnico Cesare Prandelli adelantó que no utilizará la línea de tres defensores que usó en el empate 1-1 con España en el primer partido de la fase de grupos.

En cambio, usará la tradicional línea de cuatro que permitió sólo un gol en los tres últimos partidos de Italia, un penal en los descuentos del triunfo 2-1 sobre Alemania.

"Hemos mantenido el balance en los últimos partidos", señaló Prandelli. "Aunque (la línea de tres) podría ser una alternativa para un cambio durante el partido".

El balance será una prioridad contra un plantel con tantas estrellas que Buffon no pudo mencionar a un solo jugador en el que los italianos deben concentrarse en detener.

"España tiene tantos campeones, empezando por su arquero y su defensa, su mediocampo y sus delanteros, que elegir uno sería una falta de respeto a los demás", señaló. "Es un plantel que ha dominado el fútbol mundial durante seis años gloriosos".

España busca convertirse en la primera selección que gana dos Euros y un Mundial de forma consecutiva, luego de conquistar la Euro de 2008 y la Copa del Mundo de 2010.

Por lo tanto, no debe sorprender que Prandelli que Italia juegue más parecido a España — con mucha posesión del balón — y se aleje del "catenaccio" que la caracterizó en el pasado.

"Aunque hemos ganado cuatro mundiales, llegamos a un punto en el que tuvimos la humildad y fortaleza para cambiar", indicó Buffon. "(Prandelli) hizo un gran trabajo de llevarnos por el camino correcto, y de cambiar, o de lo contrario sería difícil".

Ahora Italia enfrenta el reto de controlar el ritmo del partido frente a una selección que precisamente se especializa en eso.

"Nuestra meta es cerrar los espacios en el mediocampo y recuperar la pelota", dijo Prandelli, quien rechazó que España juegue un fútbol "aburrido" como han dicho algunos críticos.

"No es aburrido", afirmó el timonel italiano. "La gente sólo está preocupada por ver siempre el mismo resultado. Siempre han ganado en los últimos años, pero eso no es para nada aburrido".

El delantero Antonio Cassano jugará a pesar de un pequeño problema en la rodilla derecha, y el lateral derecho Ignazio Abate está disponible luego de perderse el encuentro contra Alemania por un problema en la pierna izquierda. Además, el central Christian Maggio regresa luego de una suspensión.