Semanas antes de su muerte el 11 de junio a causa de un infarto, Teófilo Stevenson conversó con The Associated Press sobre el boxeo olímpico.

El legendario peso pesado pudo reflexionar sobre el alto nivel de la competencia para los Juegos de Londres, con varios campeones en procura de revalidar sus títulos y su natal Cuba empeñada en no repetir su decepcionante desempeño de hace cuatro años en Beijing.

Hace cuatro años, República Dominicana logró un oro histórico cuando el desconocido Félix Díaz se consagró en la división ligero welter.

En cambio, Cuba — potencia tradicional del pugilismo amateur — se fue sin colgarse una sola medalla dorada, cosa que no había ocurrido desde Munich 1972, donde Stevenson conquistó el primero de tres títulos.

Stevenson comentaba que el boxeo aficionado "ha crecido mucho" en América, aludiendo a los logros recientes por parte de Brasil y la República Dominicana.

También destacó el poderío de los países de Europa del Este, Asia y el anfitrión Gran Bretaña.

"Rusia, Ucrania, Kazajistán son países europeos muy fuertes. Tienen boxeadores con gran fortaleza física, con gran poder en todos los golpes y amplio registro... y muy buena técnica. Los asiáticos también han mejorado mucho, y el país europeo que es la sede tiene tradición en el boxeo".

El equipo cubano cuenta con ocho boxeadores y es el más nutrido entre los países latinoamericanos. Brasil y Ecuador le siguen con siete; Puerto Rico va con cinco; Colombia, Dominicana y Venezuela con tres cada uno, México con dos y Panamá con uno.

"Posibilidades de obtener medallas las tienen los ocho cubanos que van a ir porque se ha hecho un buen trabajo para eso", dijo Stevenson. "Hay unos que tienen más posibilidades que otros por los resultados que han tenido".

Las competencias en las diez categorías del torneo de boxeo masculino, en el ExCel Exhibition Centre, se disputarán entre el 28 de julio y 12 de agosto. Londres, además, marcará el debut del boxeo de mujeres, que se realizará entre el 5 y 9 de agosto y repartirá medallas en tres divisiones (mosca, ligero y mediano).

Londres será el último torneo internacional de envergadura en el que se empleará el protector de cabeza y el sistema de puntuación computarizado que tantas críticas ha recibido en los últimos 20 años. De momento, el criterio para definir un ganador será totalizar la cuenta de golpes conectados.

Los dirigentes del deporte quieren que atraer más talento y para ello se han acercado más el modelo profesional.

"Se decidió quitar el protector de cabeza después de Londres, lo considero una cosa inhumana porque van a aumentar las lesiones y precisamente se puso por eso para proteger el rostro de los boxeadores y dio buenos resultados", dijo Rolando Acebal, el entrenador principal del equipo cubano. "Pero, bueno, se tomó esa decisión y ahora nuestros boxeadores tendrán que adaptarse nuevamente a pelear sin casco".

Mucho antes de que se den los primeros campanazos en el torneo, se sabe de la dura rivalidad que presentarán no sólo los púgiles de casa que tendrán todo el apoyo de sus compatriotas, sino los representantes de potencias como Ucrania y Rusia.

Como fresco antecedente, Ucrania fue la más demoledora en el pasado Mundial aficionado de Bakú, en donde se alzó con cuatro de las diez medallas de oro dirimidas. Cuba fue el segundo en el medallero dorado con dos. Azerbaiyán, Rusia, Brasil y China se repartieron las cuatro restantes.

En Beijing, Rusia y China fueron los mayores ganadores de oro con dos cada uno en las 11 finales disputadas.

Las dos principales figuras cubanas son los campeones mundiales Julio César La Cruz (semipesado) y Lázaro Alvarez (gallo).

Acebal dice que este torneo olímpico tendrá una repartición pareja de las medallas. "Nosotros llevamos a ocho hombres, todos preparados para luchar por una medalla, el color no sabemos cual será pero estarán en la lucha para eso", dijo.

Entre los latinoamericanos figuran los brasileños Juliao Neto (mosca) y Myke Carvalho (69 welter); el puertorriqueño Jantony Ortiz (minimosca); y el mexicano Oscar Valdez (gallo).

Esos boxeadores se destacaron en el Preolímpico de las Américas realizado en mayo en Río de Janeiro, en el que Ecuador sacó los mayores réditos al clasificar a siete de sus púgiles y ahora aspira a conseguir su primer podio.

Puerto Rico, que ha conseguido sus únicas seis medallas olímpicas — una de plata y cinco de bronce — por medio del boxeo, abriga grandes esperanzas.

"No iremos tan sólo por una medalla, podemos traer más de una para Puerto Rico", proclamó Ortiz, de 17 años.

El mexicano Valdez, de 21 años, va a su segunda olimpiada después de viajar a Beijing, donde se despidió temprano al perder su primer combate.

Tras su gesta de Beijing, Díaz saltó al profesionalismo. Las esperanzas dominicanas, entonces, se cifran en William Encarnación (gallo), Wellington Arias (ligero) y Junior Castillo (mediano).

"Son tres jóvenes que participarán en un evento de esta categoría por primera vez", señaló el comisionado de boxeo de la República Dominicana, Franklin Nuñez.

Dos de las cuatro medallas olímpicas logradas por Dominicana se han conseguido en el cuadrilátero, con el bronce de Pedro Julio Nolasco en Los Angeles 84 y el oro de Díaz.

El hoy extinto Stevenson había estimado en la entrevista que Cuba no es la única en la región con posibilidades de alcanzar grandes cosas en Londres, aunque aclaró que la isla tiene un equipo compacto y fuerte en todas las divisiones, mientras que el resto de la zona depende de individualidades, y ese fue el caso de Dominicana al sorprender en Beijing con el oro de Díaz.

___

Anne-Marie García reportó desde La Habana. Dionisio Soldevila contribuyó con este despacho desde República Dominicana.