Pudiera tomar varios días para reestaurar la electricidad en zonas azotadas por violentas tormentas que mataron por lo menos a 13 personas y dejaron en la oscuridad a tres millones de usuarios, en momentos en que una vasta área desde el centro hasta el oriente del país sufre un agobiante calor.

Desde Indiana hasta Nueva Jersey y Virginia, las autoridades advirtieron que la ola de calor podía ser peligrosa para ancianos, niños pequeños y personas enfermas. Los problemas causados por las tormentas que comenzaron el viernes iban desde una prisión dañada en Illinois hasta árboles derribados en vías férreas que vararon a 232 pasajeros de Amtrak durante 20 horas en Virginia Occidental.

Se declararon estados de emergencia en Maryland, Virginia Occidental, Ohio, Virginia y Washington. En Virginia, el gobernador Bob McDonnell dijo que el estado sufrió su mayor apagón no causado por un huracán en la historia, y más tormentas amenazaban. "Es una situación muy peligrosa", dijo.

Autoridades de compañías ser servicio eléctrico dijeron que los apagones no serían resueltos por varios días, posiblemente una semana.

Las tormentas causaron la muerte de seis personas en Virginia, dos en Nueva Jersey, dos en Maryland, una en Ohio y otra en Washington DC.

En los suburbios de Washington DC, a los residentes se les dijo que llamaran a los teléfonos regulares de policía y bomberos si necesitaban ayuda ya que aun los centros de llamados de emergencia al 911 se habían quedado sin electricidad.

Los apagones eran especialmente peligrosos porque dejaron la región sin aire acondicionado en medio de una sofocante ola de calor. Las temperaturas se acercaron a 35 grados Celsius en Baltimore y Washington, un día después de rondar los 40 grados.

Funcionarios dijeron que pudiera tomar al menos varios días para restaurar la electricidad a todos los usuarios, a causa de la enorme magnitud de los apagones y la destrucción. Vientos y árboles desplomados derribaron líneas del tendido eléctrico, y había que despejar de escombros y ramas estaciones generadoras y otras estructuras en el sistema.

"La devastación es muy significativa", dijo el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie tras ordenarle a la Guardia Nacional del estado que entregase combustible para generadores y agua fresca en zonas afectadas. Dijo que se había restaurado la electricidad en zonas turísticas como los casinos en Atlantic City.

Las autoridades carcelarias en Illinois transfirieron a 78 reclusos de una prisión en Dixon al Penal de Pontiac, luego que las tormentas el viernes causasen severos daños en el estado, dijo la portavoz del departamento correccional Stacey Solano.

El calor dejó vulnerables a muchos residentes, en particular los ancianos. En Charleston, Virginia Occidental, los bomberos ayudaron a varios residentes de un edificio de departamentos, algunos con sillas de rueda o andadores, a trasladarse a un refugio. El capitán de bomberos Chris Campbell dijo que la evacuación fue voluntaria.

Además del calor, las autoridades informaron que las transmisiones por teléfonos celulares eran intermitentes. A muchos residentes les pidieron conservar agua. Y las autoridades advirtieron a los automovilistas que condujeran con cuidado debido a que había una gran cantidad de troncos y ramas en las calles y cientos de señales de tráfico inutilizadas.

En el noroeste de Washington, las ramas de los árboles cubrían las aceras, calzadas y carreteras.