El papa Benedicto XVI se trasladará el 3 de julio al palacio apostólico de Castel Gandolfo, a 33 kilómetros al sur de Roma, donde pasará el verano, informó hoy la Prefectura de la Casa Pontificia.

Durante el mes de julio quedarán suspendidas todas las audiencias privadas y especiales, aunque el pontífice seguirá celebrando el Ángelus dominical desde la residencia papal.

Las audiencias públicas de los miércoles se reanudarán el 1 de agosto.

Está previsto que Benedicto XVI permanezca en Castel Gandolfo hasta finales de septiembre, aunque del 14 al 16 de septiembre tiene previsto viajar al Líbano.

Durante la visita a ese país, el papa firmará la exhortación postsinodal (documento final) del Sínodo de Obispos para Oriente Medio celebrado en octubre de 2010 en el Vaticano, se reunirá con las autoridades libanesas, mantendrá un encuentro con los jóvenes del país y celebrará una misa en Beirut.

Este es el tercer año que el papa pasará todo el verano en Castel Gandolfo y no irá de vacaciones, como hizo en años anteriores, a los Alpes italianos.

Desde que fue elegido Pontífice en 2005 y siguiendo la costumbre de Juan Pablo II, Benedicto XVI pasó varias semanas de reposo en los Alpes italianos.

En 2005, 2006 y 2009 viajó a Les Combes, en el Valle de Aosta; en 2007 a Lorenzago de Cadore, en los Alpes Dolomitas, y en 2008 a Bressanone, en el Alto Adige (subTirol).

Desde 2010 prefiere trasladarse desde el principio a Castel Gandolfo, "sin el compromiso de tener que viajar".