Al menos veinte personas murieron hoy por la explosión de un vehículo durante un funeral en la localidad de Zamlaka, en las afueras de Damasco, denunciaron los grupos opositores sirios.

Los Comités de Coordinación Local y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informaron de que hubo al menos veinte fallecidos por el estallido, mientras que la Comisión General de la Revolución Siria registró decenas de muertos.