Las fuerzas del gobierno sirio recuperaron el control de un suburbio rebelde de Damasco luego de un ataque de 10 días que dejó decenas de muertos, centenares de heridos y causó una importante crisis humanitaria, dijeron activistas de la oposición el sábado.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, y el activista local Mohamed Said dijeron que soldados del gobierno recuperaron Douma el viernes por la noche.

El Observatorio dijo que las condiciones en Douma son pésimas, con cadáveres en las calles. Agregó que hay escasez de alimentos, electricidad y agua potable. La más reciente campaña ha sido la peor de varios ataques en la zona, agregó.

"La situación en Douma es catastrófica. El suburbio está muy destruido", dijo Said en una teleconferencia y agregó que él, junto con otros residentes, tuvo que cruzar los campos a pie para trasladarse a sitios más seguros por temor a ser capturados por las fuerzas de seguridad.

Douma ha sido un hervidero de disidencia desde que comenzó el alzamiento popular contra el presidente Bashar Assad en marzo del año pasado.

Las fuerzas leales a Assad controlan Damasco, pero han debido batallar para controlar los suburbios y asentamientos en las zonas circundantes. El ejército a menudo lanza ofensivas contra suburbios, y los rebeldes los recuperan posteriormente.

Said dijo que el ejército irrumpió en dos hospitales improvisados donde atendían a gente gravemente herida. "Los médicos huyeron y los heridos se quedaron. Se desconoce qué habrá pasado con ellos", agregó.

Los eventos violentos más recientes se suceden mientras representantes mundiales y las potencias locales intentaban con gran dificultad el sábado acordar en una fórmula pacífica para terminar con la sangrienta crisis en Siria, incluyendo el papel que jugaría Assad en un posible gobierno de transición.

Las conversaciones organizadas por Naciones Unidas en sus oficinas centrales europeas en Ginebra son vistas como el último intento de salvar el plan de paz negociado por el enviado de la ONU y la Liga Arabe, Kofi Annan.

Annan advirtió que si las naciones que intentan terminar con a violencia en Siria no logran actuar enfrentarían una grave crisis internacional. Agregó que la historia "nos juzgará a todos severamente si no somos capaces de tomar el camino correcto hoy".

La determinación de Rusia de preservar su último aliado en el Medio Oriente ha chocado de frente con el deseo estadounidense y de otras potencias occidentales de deponer a Assad con una democracia. Los diplomáticos están cada vez más pesimistas de que esta conferencia organizada por la ONU pueda reducir las diferencias entre Rusia y Estados Unidos.

Según grupos activistas, han muerto más de 14.000 personas en el conflicto que cada vez se militariza más. La batalla ha dejado varios bastiones rebeldes en graves condiciones.