El opositor Partido Democrático ha logrado un 32,24 % de los votos en las elecciones legislativas de Mongolia, frente al 28,38 % obtenido por el gobernante Partido Popular de Mongolia (MPP), con el 96,6 % escrutado, según los resultados preliminares publicados hoy.

Los datos de la Comisión General Electora fueron anunciados por la agencia oficial Montsame con varias horas de retraso según lo previsto, debido a que el MPP solicitó un nuevo recuento en algunas jurisdicciones, argumentando fallos técnicos en máquinas electrónicas.

Las elecciones han sido seguidas por observadores internacionales, después de que las anteriores, en 2008, fueran impugnadas por el Partido Democrático alegando fraudes electorales, lo que causó protestas violentas en la capital nacional, Ulan Bator.

Un total de 1,83 millones de personas estaban llamadas a participar en las elecciones legislativas, que los analistas ven como una pugna por ver qué líderes políticos gestionarán los inmensos recursos minerales recién hallados en el país.

El actual presidente de Mongolia, Tsakhiagiin Elbegdorj (ganador de los comicios presidenciales de 2009), pertenece al Partido Democrático, mientras que el MPP, heredero de la formación que gobernó la etapa comunista (1921-1990) dominaba hasta ahora el Gran Hural (Parlamento nacional) con 45 de los 76 escaños.

El país abandonó el comunismo monopartidista a principios de los 90, como muchos otros de la órbita soviética, pero todavía se encuentra en transición entre una economía estatalizada y de subsistencia, basada en la ganadería, y una de mercado que precisamente podría explotar con la llegada de la riqueza minera.

El país es ya el de más rápido crecimiento del mundo (su PIB aumentó un 17 % en 2011) gracias al reciente descubrimiento de ricos yacimientos de oro, cobre, hierro, uranio y tierras raras.