Empacar las maletas cuando regresas es distinto a cuando lo haces para ir. Cuando vas, empacas también expectativas y aventuras, pero de regreso la realidad es otra. Eso fue lo que me sucedió a mí por enésima vez en la vida el último día de mi viaje por el Reino Unido; y estoy segura que a todos.

Fuimos la mejor mancuerda por una semana. Aprendimos, respiramos y catamos whisky. No faltó la buena mesa, ni los buenos comentarios, los chistes y hasta los discursos. Algunos serios y otros más relajados. Unos de whisky y el resto de la vida. Pero, todos cargados de emoción por todo lo vivido en solo cinco días.

“Tranquilo Gregorio”, como dirían mis colegas de México, porque esto no se acaba.

Leer más: Terra.com

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino