Un bloguero condenado a un año en un campamento de trabajos forzados dijo el viernes que una corte le dejó en libertad, en el primer caso conocido en que los jueces reviertan un caso vinculado al mayor escándalo político que China haya tenido en años.

Fang Hong dijo que un tribunal de Chongqing, ciudad del suroeste de China, desechó su condena por falta de evidencia y falló en que el año que pasó en el campamento de trabajo fue una detención ilegal. Indicó que pediría compensación del estado de unos 6.000 dólares y una disculpa del gobierno local y de los medios periodísticos que publicaron las acusaciones en su contra.

"Estoy muy contento personalmente y por la ciudad de Chongqing", dijo Fang a The Associated Press. "Este es el inicio de un proceso de restablecimiento del estado de derecho en la ciudad", agregó.

El jubilado empleado público fue arrestado después de colocar un breve poema sobre el ahora en desgracia, Bo Xilai, quien atacó inclementemente a sus críticos y acusó a los cabecillas de pandillas en Chongqing antes de ser destituido como jefe del Partido Comunista de la ciudad, y de ser suspendido de otros cargos en marzo. Fue convicto y sentenciado en abril del 2011.

En un aparente suceso relacionado, el ex jefe policial del distrito de Chongqing, Wang Pengfei, y el ex comandante, Li Yang, fueron destituidos formalmente de sus puestos, informó el viernes el diario Chongqing Morning Post.