El presidente de EEUU, Barack Obama, visitará hoy en Colorado las áreas afectadas por un devastador incendio que está acechando a los habitantes de Colorado Springs, la segunda mayor ciudad del estado, y ha obligado a evacuar a 32.000 personas.

Obama habló este miércoles por teléfono con el gobernador de Colorado, John Hickenlooper, y con el alcalde de Colorado Springs, Steve Bach.

El presidente expresó a ambos su "preocupación" por la magnitud de los daños en los hogares en el área de Colorado Springs y les informó entonces de que planeaba visitar la zona el viernes.

Las autoridades indicaron este jueves que cientos de casas han quedado destruidas en la zona de Colorado Springs, una de las más afectadas por un incendio que ha arrasado miles de hectáreas en Colorado, un estado del centro oeste del país.

Unas 32.000 personas han sido evacuadas en los últimos cinco días y, según imágenes aéreas difundidas por los medios de comunicación locales, se calcula que se han quemado unas 300 viviendas en el vecindario de Mountain Shadows.

El fuego en la zona del Cañón Waldo comenzó el 23 de junio por causas aún desconocidas que están siendo investigadas por las autoridades locales y el FBI.

Los vientos cambiantes y las altas temperaturas han dificultado las labores de los bomberos y los equipos de rescate, que sólo han logrado contener el cinco por ciento del incendio.

Ocho fuegos se encuentran en activo en el estado en la que está siendo la peor temporada de incendios forestales de la última década.