La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó hoy que la Unión Europea ha tomado decisiones "importantes", y recalcó que "se mantiene fiel a la filosofía de ninguna prestación sin contraprestación".

Merkel se pronunció así sobre el acuerdo logrado por la zona del euro la pasada madrugada que abre la puerta a la recapitalización directa de la banca y a que los fondos europeos de rescate puedan comprar deuda de países como España e Italia.

"Nos mantenemos totalmente en nuestro esquema, prestación, contraprestación, condicionalidad y control, y en este sentido creo que hemos hecho algo importante", dijo Merkel a los medios a su llegada a la segunda jornada de la cumbre que se celebra en Bruselas.

"Pero nos mantenemos fieles a nuestra filosofía de ninguna prestación sin contraprestación", añadió a continuación la canciller.

En cuanto a la creación de un organismo de supervisión bancaria europea, Merkel señaló que "primero debe haber un acuerdo unánime del Consejo de que se cree una autoridad de este tipo".

Además, "debe haber en todo caso un acuerdo unánime en el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) que posibilite una recapitalización directa de la banca y en tercer lugar debe existir para cada caso concreto una decisión para cada banco", dijo la canciller.

Sobre la solicitud de recapitalización de la banca presentada por España, Merkel señaló que ésta tiene lugar dentro del fondo de rescate temporal (FEEF), y que cuando esté disponible el MEDE, prácticamente se trasladará la solicitud a éste último mecanismo.

La canciller también se refirió a la compra de bonos soberanos en el mercado secundario de la deuda por parte del fondo de rescate europeo (tanto del FEEF como del MEDE), operaciones que están ligadas a una condicionalidad ya definida "con gran precisión" y que "se mantendría según las reglas que tenemos".

Merkel explicó que como base se utilizará un informe de la Comisión Europea (CE) sobre el país en cuestión, para establecer un memorando de entendimiento y el calendario de acción, y además habrá "como es habitual" supervisión por parte de la "troika" (la CE, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional).