El destituido presidente de Paraguay, Fernando Lugo, se congratuló hoy por la decisión de Mercosur de suspender a su país temporalmente del bloque y consideró que la incorporación de Venezuela como miembro de pleno derecho al bloque constituye una oportunidad para ampliar mercados.

El expresidente paraguayo se mostró también satisfecho de que la suspensión impuesta por Mercosur a su país no haya ido acompañada de sanciones económicas.

"Una sanción económica perjudica a todo país y especialmente a la gente humilde de Paraguay. Nos alegramos de que no hayan ejercido una sanción así", afirmó el exobispo en declaraciones a la emisora Nihuil de la ciudad argentina de Mendoza.

En esa ciudad están reunidos hoy los presidentes de los países de Mercosur y Unasur para analizar la situación creada por la destitución de Lugo y su reemplazo por el hasta entonces vicepresidente, Federico Lugo, que asumió el viernes pasado.

El expresidente se congratuló también por la decisión de Mercosur de incorporar a Venezuela como miembro de pleno derecho.

"El ingreso de Venezuela es una oportunidad para ampliar el mercado. Ojalá otros países asociados como Chile, Ecuador o Bolivia también tengan la oportunidad de reunirse en un gran mercado común suramericano para tener la fuerza de negociar de igual a igual con mercados regionales de otros continentes", afirmó.

Los presidentes de Argentina, Cristina Fernández, Brasil, Dilma Rousseff, y Uruguay, José Mujica, acordaron hoy en Mendoza suspender a Paraguay del Mercosur hasta la celebración de nuevas elecciones, previstas para abril del próximo año, tras el juicio político que destituyó a Lugo la pasada semana.

La suspensión de Paraguay de Mercosur abrió la vía para la incorporación de Venezuela al bloque, ya que el Senado paraguayo era el único de los parlamentos de los países miembros que no había ratificado su entrada.

El expresidente insistió hoy en que denunciará el proceso político que le apartó del poder ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos y señaló la necesidad de supervisar las futuras elecciones "para que el proceso electoral sea transparente y creíble".