Los abogados del siete veces campeón del Tour de Francia, Lance Armstrong, ya conocen oficialmente que Floyd Landis y Tyler Hamilton, excompañeros de aquél, estarán entre los testigos que la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) presentará para mostrar las evidencias de los cargos de haber utilizado sustancias prohibidas.

Según una carta que el equipo legal de Armstrong envió a la USADA, Landis y Hamilton, que han admitido que se doparon mientras corrían los tres en el mismo equipo, no tienen "ninguna credibilidad" en sus testimonios después que los mismos, tras dos años de investigación federal, quedaron sin validez ante la ley.

Los abogados de Armstrong expresan que las acusaciones sobre su cliente carecen de fundamento.

Sin embargo, la USADA tiene previsto utilizar los correos electrónicos intercambiados entre Armstrong y Landis para comprobar la utilización de sustancias prohibidas.

También se presentará la entrevista que le hicieron a Hamilton en el programada de televisión "60 Minutes" y en la que confirma que se dopó junto con sus dos excompañeros.

Armstrong mantiene su inocencia y ha negado categóricamente haberse drogado después de pasar más de 500 pruebas antidopaje.

Pero la USADA asegura que al menos 10 excompañeros de Armstrong y asociados van a testificar en su contra, aunque mantendrá la confidencialidad de sus nombres como medida de protección.

La carta era la primera mención de nombres específicos que hay tras las acusaciones formales de que Armstrong mantuvo un sistema de dopaje sistemático desde 1999 hasta 2005.

En 2010, Landis escribió un correo electrónico al presidente de la Federación de Ciclismo de Estados Unidos, Steve Johnson, en el que admitía que participó con Armstrong en un esquema complejo de dopaje cuando eran compañeros de equipo.

Hamilton lo acusó también en la entrevista con "60 Minutes", que se transmitió en mayo 2011 durante una investigación federal de las acusaciones de dopaje contra Armstrong.

La investigación de dos años concluyó el pasado febrero, en Los Ángeles, sin que se presentasen cargos formales contra Armstrong, de 40 años, que se retiró del ciclismo en el 2011.

La demanda de la USADA contra Armstrong se encuentra ahora ante una junta de revisión de la agencia para determinar si hay pruebas suficientes para acusarle de violaciones que podrían resultar en una suspensión de por vida del deporte y despojarlo de sus títulos.

Si la USADA presenta cargos formales contra Armstrong el caso tendrá que ir ante un panel de arbitraje que determine la culpabilidad o no del exciclista.

La última carta que el abogado de Armstrong, Robert Luskin, envió a la USADA cuestiona si la organización antidopaje no ha violado sus propias normas en la presentación de pruebas y si no habría sobrepasado los límites que le confieren sus estatutos.

Luskin también atacó la credibilidad de Landis y Hamilton, mientras que instaba a la junta de revisión de la USADA y le recomendaba que desestimasen el caso.

Landis ganó el Tour de Francia en 2006, pero más tarde fue despojado de su título por haber dado positivo al uso de esteroides, hecho que primero negó, pero más tarde reconoció haber usado sustancias prohibidas durante su carrera para conseguir mejor rendimiento deportivo.

Luskin en su carta se encarga de presenta a Landis como "un mentiroso comprobado".

Por su parte, Travis Tygart, director ejecutivo de la USADA, declaró en un comunicado oficial que su agencia está cumpliendo con los deseos de la junta de revisión.

El consejo de administración "ha expresado su preocupación sobre el potencial de intimidación y represalias contra los testigos de la USADA y como parte de su examen, ha pedido a la USADA que no aporten pruebas adicionales de dopaje que ya son de dominio público".

"La USADA seguirá los procedimientos establecidos que cumplen con la ley federal y fueron aprobados por los atletas, el Comité Olímpico de los EE.UU (USOC) y todas las organizaciones deportivas olímpicas", concluye el comunicado de por Tygart.