El expresidente de Uruguay Luis Alberto Lacalle (1990-1995) ofreció hoy al gobernante paraguayo, Ricardo Franco, su apoyo a título personal y criticó con dureza al Mercosur por suspender a Paraguay del bloque en protesta por la destitución del presidente Fernando Lugo hace una semana.

Lacalle, senador del Partido Nacional, llegó este viernes a Asunción y se dirigió al Palacio Presidencial para sostener un encuentro privado con Franco, al que luego acompañó en una ceremonia en la Nunciatura del Vaticano en la capital paraguaya.

En declaraciones a la prensa después de ese acto, el expresidente defendió la legalidad del juicio político que hace una semana causó la salida de Lugo y el ascenso al poder de Franco.

"Mientras se respeten las normas nadie tiene que meterse en las cosas internas de los países", manifestó Lacalle y criticó la postura de rechazo del Mercosur al nuevo Ejecutivo paraguayo.

El exjefe de Estado dijo haber llegado a Asunción en su calidad de "paraguayo honorario", por la vinculación de su abuelo, el político Luis Alberto Herrera, con Paraguay, y para estar con la nación guaraní en esta "hora de dificultad".

Aclaró que no llegaba en nombre de ninguna agrupación regional de partidos sino solamente en nombre del suyo, el Partido Nacional.

Asimismo se mostró a la disposición de Franco para "ayudar" a que todo el mundo sepa "la verdad de lo ocurrido" en Paraguay, "que no es la que dice en general la prensa".

"Estoy a la orden para hacer los contactos que sean necesarios, para transmitir los mensajes. Soy senador y la semana que viene haré los planteos en el Senado uruguayo", ofreció.

Según Lacalle, "donde se están violando las normas no solamente de procedimientos sino institucionales, es en Mendoza", la ciudad Argentina en la que los presidentes de Argentina, Brasil y Uruguay" acordaron hoy la suspensión temporal de Paraguay y el ingreso de Venezuela al bloque.

"Quiero preguntar yo ¿en Venezuela no pasa nada que no sea digno de la atención de estos tan cuidadosos constitucionalistas que están reunidos en Mendoza?", se cuestionó.

Lacalle recordó que el Mercosur, cuya acta de fundación en 1991 firmó como presidente de su país, "era una organización y debió ser una organización económica y comercial, nunca política".

"Lamentablemente los gobiernos de izquierda le han dado un tono de solidaridad ideológica que nada tiene que ver con el Mercosur", denunció.