La prima de riesgo de España, que mide el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, abrió hoy en 498,9 puntos básicos, 42 menos que al cierre de la sesión precedente, por el acuerdo alcanzado en Bruselas para recapitalizar directamente las entidades financieras.

El efecto del acuerdo alcanzado en Bruselas para que los bancos puedan recibir fondos sin que ello repercuta en la deuda pública nacional era inmediato.

La rentabilidad del bono español a diez años pasaba del 6,94 % con que cerró la víspera al 6,629 %, en tanto que la del bono alemán subía al 1,642 %.

Los líderes de la zona del euro han acordado la recapitalización directa de la banca, pero solamente después de que se haya creado un supervisor bancario europeo, con la implicación del Banco Central Europeo (BCE).

Ello supone que se pueda utilizar el fondo europeo de rescate para recapitalizar de forma directa la banca, sin pasar por el Estado y eliminando así la carga que eso supondría para las cuentas públicas, la tesis que defendía el Gobierno español y a la que hasta el último momento se opuso Alemania.

El sobrecoste exigido por los inversores para comprar deuda de países como Italia, Portugal o Irlanda también se beneficiaba de los acuerdos de Bruselas, de modo que la prima de riesgo de Italia pasaba de 468 a 425 puntos básicos, la de Irlanda de 560 a 546, y la de Portugal, de 867 a 853.

También los seguros de impago de deuda relativos a los bonos a diez años de España para cubrir la posibilidad de impago de 10 millones de dólares se reducía a primera hora tras la apertura del mercado a 550.410 dólares anuales, desde los 568.000 de la víspera.