Crecidas alimentadas por lluvias monsónicas inundaron el viernes más de 2.000 aldeas en el nordeste de India, matando al menos a 27 personas y dejando aisladas a centenares de miles.

La fuerza aérea estaba entregando paquetes de alimentos a personas apiñadas en secciones de tierras secas junto con ganado y elefantes salvajes. Los socorristas estaban siendo llevados por helicóptero a áreas afectadas para ayudar a los varados.

Aproximadamente un millón de personas han sido evacuadas a causa de las inundaciones causadas por el desborde del río Brahmaputra — uno de los mayores de Asia — que anegaron 2.084 aldeas en casi todo el estado de Assam, dijeron las autoridades.

Funcionarios han contado 27 muertos hasta ahora, pero se prevé que la cifra sea mucho mayor, pues los reportes no confirmados de muerte seguían creciendo.

Las líneas telefónicas fueron derribadas por las aguas y algunos servicios de trenes fueron cancelados luego que las vías fuesen cubiertas por avalanchas de lodo. Luego que las crecidas llegaron a la reserva natural de Kaziranga, al este de Gauhati, la capital del estado, automovilistas reportaron haber visto un rinoceronte huyendo junto a una transitada carretera.

"Nunca pensamos que la situación se iba a volver tan sombría cuando comenzaron las crecidas hace una semana", dijo Nilomoni Sen Deka, un ministro del gobierno de Assam.

Residentes de Majuli — una isla de 800 kilómetros — en el medio del Brahmaputra — vieron impotentemente como las agitadas aguas se tragaban 50 aldeas y arrasaban con sus casas.

"Sólo nos queda la ropa que llevamos encima", dijo Puniram Hazarika, de 60 años, uno de unos 75.000 residentes en la isla que ahora están en albergues improvisados con bambú y lonas en un banco de lodo.

Una manada de 70 elefantes asiáticos, que usualmente evitan la cercanía a humanos, estaban concentrados muy cerca, dijo Atul Das, funcionario de una reserva de fauna y flora en la isla Majuli. "No han causado ningún daño, pero los estamos observando atentamente".

En el vecino Nepal, deslizamientos de tierra causados por las lluvias mataron al menos a ocho personas el jueves por la noche y dejaron dos desaparecidos.