El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, viajará el domingo a Paraguay al frente de una misión especial para evaluar la crisis política en la que también estará la embajadora de EE.UU. ante el organismo, Carmen Lomellín.

La misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) estará en Paraguay de domingo a martes y no tiene previsto por el momento hacer paradas en otros países, indicaron hoy a Efe fuentes del Departamento de Estado estadounidense.

Lomellín será una de las integrantes de la misión convocada por Insulza, de la que la OEA no ha querido ofrecer detalles hasta ahora y que pretende "reunirse con todos los actores" que puedan aclarar las circunstancias de la crisis política en el país, según las fuentes, que pidieron el anonimato.

Insulza anunció la misión el martes, en una sesión extraordinaria sobre Paraguay en el Consejo Permanente de la OEA, y pretende que sirva para elaborar un informe que permita a los Estados miembros decidir si convocan o no una reunión de cancilleres.

Esa Asamblea General extraordinaria podría incluso estudiar la suspensión del país del organismo regional, como ocurrió con Honduras tras el golpe de Estado que destituyó al presidente Manuel Zelaya en 2009.

En declaraciones a periodistas el martes, el titular de la OEA expresó su voluntad de reunirse con el presidente destituido, Fernando Lugo, y con parlamentarios del país, para "tratar de tener una evaluación de lo que pasó".

El Departamento de Estado de EE.UU. ha indicado que esperará a tener ese informe del secretario general, y de su propia representante permanente ante la OEA, para decidir si reconoce o no al nuevo Gobierno de Federico Franco.

Franco, que fuera vicepresidente en el Gobierno de Lugo, le reemplazó en el poder el pasado 22 de junio, cuando el exobispo fue despojado de su cargo en un juicio político en el Senado paraguayo, que le acusó de "mal desempeño" de sus funciones con motivo de un enfrentamiento entre policías y campesinos a mediados de mes.