El vigilante que mató al joven Trayvon Martin continuará por ahora en la cárcel hasta que un juez decida si le otorga la libertad bajo fianza.

El juez Kenneth Lester dijo el viernes que no decidiría por el momento si le otorga la fianza a George Zimmerman, ya que necesitaba tiempo para evaluar las pruebas.

Semanas atrás, Lester revocó la fianza de 150.000 dólares otorgada a Zimmerman cuando los fiscales revelaron que él y su esposa mintieron al declarar cuánto dinero tenían durante una audiencia en abril.

Los fiscales dijeron que un sitio de internet creado por Zimmerman para recaudar fondos para su defensa reunió 135.000 dólares para la época de su primera audiencia, fondos que el acusado y su esposa omitieron mencionar.

Zimmerman se declaró inocente ante un cargo de asesinato en segundo grado y aduce haber actuado en defensa propia al matar a Martin, un muchacho negro que estaba desarmado.

El detective principal al principio de la investigación supuso que Zimmerman provocó la pelea al bajar de su vehículo para enfrentar a Martin — que no estaba cometiendo infracción alguna — y que pudo haber calmado la situación diciéndole al adolescente desarmado que era un voluntario vecinal y tratando de hablar con él. Supuso además que Zimmerman no podía invocar legalmente la ley de la Florida de defensa propia y que debía ser acusado de homicidio.

Según la ley del estado, la gente tiene amplia potestad para usar fuerza mortífera en vez de retirarse de una pelea si cree estar en peligro de muerte o de herida grave, siempre que no esté cometiendo un delito y que se encuentre en un sitio donde tenga derecho legal a estar.