El Mercosur acordó hoy en Argentina intercambiar información sobre buques o artefactos navales destinados a actividades sobre hidrocarburos con recorridos que incluyan las islas Malvinas, cuya soberanía reclama el país suramericano.

Durante la cuadragésima tercera cumbre celebrada en la ciudad de Mendoza, el bloque convino, además, intercambiar datos sobre "la adopción de las medidas susceptibles de ser reglamentadas para impedir el ingreso de buques o artefactos navales con la bandera ilegal de las islas" en los puertos de los países del bloque.

Así lo establece una de las declaraciones suscritas hoy por los mandatarios del Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, éste último suspendido del bloque hasta las elecciones previstas en ese país en abril de 2013 en rechazo a la destitución de Fernando Lugo como presidente.

"Los presidentes del Mercosur y sus Estados asociados declaran su compromiso de intercambiar la información disponible (...) sobre buques o artefactos navales con derroteros que incluyan a las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur con cargas destinadas a actividades hidrocarburíferas y/o mineras ilegales en la plataforma continental argentina", indica la resolución.

En la cumbre participaron los presidentes de Argentina, Cristina Fernández; Brasil, Dilma Rousseff; y Uruguay, José Mujica: miembros plenos del bloque y los de los países asociados Perú, Ollanta Humala; Bolivia, Evo Morales; Chile, Sebastián Piñera; y Ecuador, Rafael Correa.

Los jefes de Estado renovaron, asimismo, su apoyo a Argentina en su reclamo de soberanía sobre las Malvinas, bajo dominio de Gran Bretaña, con el que el país suramericano libró en 1982 una guerra que se saldó con más de 900 muertos.

El Mercosur acordó en diciembre pasado en Montevideo impedir el ingreso a los puertos del bloque de buques con bandera de las islas Malvinas, lo que aumentó en los últimos meses la tensión entre Argentina y el Reino Unido en coincidencia con el trigésimo aniversario de la contienda.

Argentina también rechaza la actividad de empresas de hidrocarburos en la zona marítima circundante a Malvinas.