El secretario de Defensa de EE.UU., Leon Panetta, señaló hoy que Estados Unidos continúa las conversaciones sobre el proceso de reconciliación en Afganistán, pero no ha tomado ninguna decisión sobre el acercamiento de prisioneros de Guantánamo.

Panetta contestaba así en rueda de prensa a los rumores de que el Gobierno del presidente, Barack Obama, estaría considerando trasferir varios talibán detenidos en la prisión militar de Guantánamo a una prisión en Afganistán.

"Continúa habiendo conversaciones sobre la reconciliación, pero no ha habido ningún compromiso especifico sobre un intercambio de prisioneros en estos momentos", dijo, acompañado del jefe del estado mayor conjunto, el general Martin Dempsey.

Medios estadounidenses indicaron poco antes de la rueda de prensa que algunos talibán capturados al principio de la guerra de Afganistán en 2001 y enviados a Guantánamo podrían ser transferidos a la base estadounidense de Bagram, el recinto militar más grande que Estados Unidos tiene en el país.

El objetivo sería mostrar un gesto de acercamiento a los talibán en un intento por retomar las negociaciones con EE.UU. rotas el pasado marzo, tras la matanza perpetrada por un soldado estadounidense contra 17 civiles afganos y la quema de ejemplares del Corán en la base de Bagram.

Una de las reclamaciones que hicieron los talibán cuando anunciaron la ruptura del dialogo fue que Washington no había tomado iniciativas que consideraban "pasos prácticos" para facilitar las negociaciones, como un "intercambio de prisioneros".

Panetta garantizó que cualquier movimiento de prisioneros "va a cumplir con la ley y garantizar que esas personas no regresen de nuevo al campo de batalla".

En cuanto a si el movimiento de prisioneros ha sido considerado en algún momento por el Gobierno estadounidense, Panetta señaló: "las discusiones se están llevando a cabo en general pero no he visto ninguna propuesta específica".