Roger Federer pasó un susto y estuvo a punto de seguir los pasos de Rafael Nadal, pero remontó dos sets en contra y derrotó el viernes 4-6, 6-7 (1), 6-2, 7-6 (6), 6-1 al francés Julien Bennateau.

"Fue un enfrentamiento duro", dijo Federer. "Oh mi Dios, fue brutal. Obviamente, un poco de suerte. quizá, por mi parte. ¿Quién sabe? Pero luché fuerte; luché hasta el mismo final", señaló.

Nadal, segundo preclasificado, fue eliminado el jueves en la segunda ronda por el checo Lukas Rosol, y Federer parecía encaminado a correr la misma suerte luego de perder los dos primeros sets y estar a dos puntos de la derrota en seis ocasiones.

Sin embargo, el astro suizo se recuperó en el tercero, ganó un difícil desempate en el cuarto, y arrolló a su oponente francés en el quinto para avanzar a la cuarta ronda.

"Demostró que es grandioso. El más grande", dijo Benneteau. "Mentalmente es una roca. Estuvo dos sets abajo, y no mostraba nada", agregó.

"La cuestión, cuando se está abajo dos sets a cero, es permanecer tranquilo, aunque es difícil, porque la gente enloquece, la gente se preocupa por uno", dijo Federer. "Uno no tiene, obviamente, muchas vidas ahí en la cancha. Uno simplemente trata de seguir jugando y enfocarse punto por punto. Suena aburrido, pero es lo que se debe hacer", agregó.

Federer también remontó una desventaja de dos sets para vencer al argentino Juan Martín del Potro en los cuartos de final del Abierto de Francia.

"Fue un partido difícil, en el tercer, cuarto y quinto (sets) simplemente traté de mantenerme con vida", comentó Federer, tercera preclasificado. "Tuve mucha suerte".

El favorito Novak Djokovic también se clasificó a la cuarta ronda con un triunfo 4-6, 6-2, 6-2, 6-2 sobre el checo Radek Stepanek.

Una llovizna retrasó el comienzo de la tercera ronda, por lo que los dirigentes del torneo decidieron que el partido de Djokovic se disputara bajo techo. Pero luego ocurrió algo curioso: el techo fue cerrado mientras afuera salía el sol y las canchas eran destapadas.

El serbio desperdició oportunidades para sacar ventaja temprano, al no facturar sus cinco primeros puntos de quiebre, hasta que perdió su saque para ceder el primer set.

Sin embargo, el número uno del ranking mundial dominó a partir de ese momento, y le rompió el servicio a Stepanek en el primer game de cada uno de los tres últimos sets.

"Fue un poco sorpresivo cuando vi el brillo del sol, y el techo estaba cerrado", comentó el campeón defensor. "Obviamente ellos estaban confiando en un pronóstico que yo no creo que es muy confiable aquí. Pero está bien", señaló.

Djokovic enfrentará en la cuarta ronda a su compatriota Viktor Troicki, que despachó 7-5, 7-5, 6-3 al argentino Juan Mónaco.

El colombiano Alejandro Falla se despidió en la tercera ronda al caer 6-3, 6-4, 3-6, 7-6 (5) ante el uzbeco Denis Istomin. El estadounidense Sam Querrey, el belga Xavier Malisse, el francés Richard Gasquet, el ruso Mijaíl Youzhny y el alemán Florian Mayer también avanzaron.

La rusa Maria Sharapova, favorita en la rama de mujeres, también avanzó a la segunda semana del torneo al vencer 6-1, 6-4 a Hsieh Su Wei.

La polaca Agnieszka Radwanska, tercera preclasificada, venció 6-0, 6-2 a la británica Heather Watson, mientras que la rusa Vera Zvonareva (12) se retiró cuando perdía 6-3, 4-3 ante la belga Kim Clijsters.

"Es un placer ser parte de la segunda semana de un Grand Slam, especialmente en Wimbledon", dijo Clijsters.

En otros resultados de la tercera ronda, la italiana Camila Giorgi superó 6-3, 7-6 (6) a la rusa Nadia Petrova; la alemana Sabine Lisicki derrotó 6-7 87), 7-6 (5), 6-3 a la estadounidense Sloane Stephens; y la rusa Maria Kirilenko doblegó 6-3, 6-1 a la rumana Sorana Cirstea.