El serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, afirmó hoy tras solventar su encuentro de tercera ronda en Wimbledon que el español Rafael Nadal "no jugó tan mal" anoche, cuando cayó eliminado ante el número 100 de la ATP, el checo Lukas Rosol.

"Rosol jugó un partido increíble. No puedes hacer demasiado (en esos casos). Creo que Rafa no jugó tan mal, sino que Rosol apareció allí con unos saques inconcebibles y tiros muy agresivos. Aprovechó su oportunidad", describió el serbio, que hoy se deshizo del checo Radek Stepanek.

Nadal, que dejará de ser segundo del mundo cuando la ATP actualice su ránking, "jugó un gran cuarto set" frente a Rosol, consideró el serbio, para quien el parón de cuarenta minutos en el encuentro del español, para cerrar el techo de la central y encender la iluminación artificial, cambió el "momento" del partido.

"Sin duda, supuso una gran diferencia en el momento del partido. Óbviamente le distrajo un poco, porque estaba jugando bien, pero esas cosas pasan, esas son las condiciones", afirmó Djokovic, que llegó al número uno del mundo hace un año en Wimbledon, donde se impuso en la final a Nadal, hasta entonces líder de la ATP.

"Yo he jugado los dos últimos encuentros con el techo cerrado y creo que lo he hecho genial. Pero, en fin, este es un torneo al descubierto, así que entiendo que todo el mundo quiera jugar con el techo abierto", apuntó Djokovic.

El serbio cedió el primer set hoy en la pista central, cubierta ante la amenaza de rachas de lluvia, pero se repuso a partir del segundo y terminó superando con comodidad a Stepanek (4-6, 6-2, 6-2 y 6-2, en dos horas y 49 minutos).

"Traté de estar centrado desde el inicio de mi partido. No me sorprendió el modo en el que él jugó en los momentos importantes, estaba mentalmente muy centrado", describió el número uno.

Para Djokovic, la inesperada eliminación de Nadal en el tercer Grand Slam de la temporada "puede servir de ejemplo para todo el mundo de que cualquier cosa es posible en este deporte".

"Incluso a mí, a Rafa, a Roger (Federer) y a (Andy) Murray, que hemos dominado los grandes torneos en el último par de años, nos puede pasar", puntualizó el serbio.

"Esto es un Grand Slam. Esto es Wimbledon. Todo el mundo quiere llegar aquí y hacerlo lo mejor posible, especialmente cuando juegas contra uno de los mejores", dijo el número uno.