Israel concluyó el viernes con el desalojo de unas 30 familias de colonos de un asentamiento construido ilegalmente en Cisjordania.

El asentamiento de Ulpana, que fue desocupado en dos fases, quedó vacío cuando el segundo grupo de familias abandonó el lugar el jueves por la noche. La policía dijo que los residentes partieron pacíficamente, pero 15 colonos residentes en otros lugares, ocuparon uno de los departamentos de Ulpana en protesta por el desalojo.

Un vocero policial Micky Rosenfeld dijo que los agentes quebraron las puertas del departamento donde se habían encerrado los colonos que ofrecían resistencia, y arrestaron a seis personas.

El desalojo del asentamiento comenzó el martes.

La Corte Suprema de Israel dispuso que el complejo de apartamentos fuese desmantelado a más tardar el 1 de julio debido a que había sido construido ilegalmente en terrenos de propiedad privada palestina. Isradl considera ilegales ese tipo de construcciones, al tiempo que permite que se construya en otros puntos de la ocupada Cisjordania.

Los palestinos reclaman a Cisjordania como parte de su territorio para un futuro estado y considera que todos los asentamientos israelíes construidos en esas son ilegales.