Las autoridades judiciales de Irán confirmaron hoy la pena de muerte para dos personas acusadas de participar en el atentado contra la Mezquita mayor de la ciudad de Zahedán, en la provincia suroriental iraní de Sistán Baluchistán, informó la televisión oficial en español, HispanTV.

Según la fuente, el fiscal general de Sistán Baluchistán, Ibrahim Hamidi, confirmó la ratificación de la pena de muerte para los dos acusados de estar involucrados en el atentado, ocurrido el 15 de julio de 2010, en el que murieron al menos 20 personas y unas 70 resultaron heridas.

Según Hamidi, otras cuatro personas han sido detenidas en relación con el atentado, del que se responsabiliza al grupo armado musulmán Yundulá, del que fue líder Abdolmalek Rigi, que fue detenido en febrero de 2010 y ejecutado por las autoridades iraníes en junio de ese mismo año, un mes antes del atentado de Zahedan.

El ministerio de Inteligencia de Irán ha acusado a los servicios secretos del Reino Unido (MI6), de Israel (Mosad) y a la Agencia Centra de Inteligencia (CIA) de EEUU de entrenar, financiar y proteger a Yundulá, un grupo considerado "terrorista" por Teherán y también por Washington.

También ha acusado a esos países de financiar y organizar actividades terroristas de los Muyahidin Jalq (MKO), un grupo de corte comunista islámico radicado en Irak, y del Partido para una Vida Libre en el Kurdistán (PJAK), que actúa desde el Kurdistán iraquí.