La candidata presidencial del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, dijo ayer que de ganar las elecciones del 1 de julio invitará al actual mandatario de México, Felipe Calderón, para que encabece la Fiscalía nacional.

"Quiero a un abogado de la nación que no sea cómplice del crimen y por eso invitaré al presidente Calderón para que encabece la Procuraduría General de la República", afirmó la aspirante durante su acto de cierre de campaña, que tuvo lugar en Jalisco (oeste de México).

Ante unas 45 mil personas reunidas en el Estadio Omnilife en el municipio de Zapopan, Vázquez Mota defendió la estrategia contra el narcotráfico emprendida por Calderón, de quien dijo que "ha tenido el valor y la determinación" para enfrentar al crimen organizado "sin titubeos".

"No tengo miedo de enfrentar al crimen organizado", aseveró, y en velada alusión al reciente anuncio del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, de que tendrá al general colombiano Óscar Naranjo como asesor de seguridad, dijo: "Yo sí creo en mis soldados mexicanos".

Acompañada por Margarita Zavala, esposa de Calderón, la candidata dijo que su Gobierno será de paz, "producto de la justicia".

Sonriente y dirigiéndose casi siempre a las mujeres "guerreras" y a los jóvenes, manifestó que Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, quien es el candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD, escindido del PRI), son dos rostros de un viejo sistema.

De Peña, cuyo partido acaparó el poder en México durante siete décadas hasta el año 2000, afirmó que representa "el autoritarismo, el abuso del poder y la rendición frente al crimen", y se refirió a López Obrador como el "rostro del caos y de la crisis económica", que pretende "endeudar al país generando devaluación, división e inflación".

"No van a regresar, no van a volver", aseveró Vázquez Mota desde el templete situado en medio de la cancha del estadio, donde estuvo acompañada de líderes y candidatos locales de su partido y de su familia. Añadió que ella ofrece "el México del futuro" en el que no habrá fuero para los políticos y se aplicará la ley sin distinciones.

En un discurso de cerca de 40 minutos, Vázquez Mota, a quien las encuestas preelectorales ubican en tercer lugar después de Peña y López Obrador, pasó la estafeta a los ciudadanos y los invitó a salir a votar el 1 de julio para "seguir con la historia de libertad y democracia".

"Aquí termino la campaña, pero es el inicio de la victoria", declaró al final de su alocución, para luego dar paso a un concierto del grupo mexicano de rock Moderatto.

A su llegada al estadio, la aspirante había dado la vuelta a la cancha del recinto a bordo de un autobús turístico descapotable, adornado con la bandera de México.

Mientras los altavoces la presentaban como la "próxima presidenta de México", Vázquez Mota saludó a decenas de niños que subieron al templete para tomarse una fotografía con la candidata.