El presidente Barack Obama consideró hoy "una victoria de todos" la decisión del Tribunal Supremo de avalar su histórica reforma sanitaria y pidió no volver a las discusiones políticas que dividieron al país durante su tramitación hace tres años.

"No hice esto pensando que era bueno políticamente; lo hice pensando que era bueno para el conjunto de la nación", indicó el presidente en una declaración desde la Casa Blanca, en la que recordó los beneficios que la ley aporta a cada ciudadano.

"Es fundamental que ningún accidente o enfermedad lleve a nadie a la ruina", añadió el presidente.

"La gente que tiene la capacidad de permitirse un seguro debe y tiene la responsabilidad de adquirirlo", indicó el presidente en referencia a la ley, que obliga a los estadounidenses sin cobertura a obtener un seguro médico, disposición clave y declarada constitucional por el Supremo hoy.

El presidente dijo que las discusiones acerca de quién ha ganado o perdido con la sentencia "equivocan el problema".

"El país no se puede permitir pelear en las mismas batallas políticas. Es la hora de avanzar", enfatizó.

Obama, que compareció pocas horas después de la decisión del Supremo de mantener dentro de la constitución las partes principales de su reforma sanitaria aprobada en 2010, recordó por ejemplo que, a partir de ahora, las aseguradoras no podrán rechazar como clientes a personas que tengan enfermedades previas.

"Si es usted uno de los más de 250 millones de estadounidenses que ya tiene cobertura de salud, mantendrá su cobertura, esta ley solo lo convierte en más seguro y más asequible", añadió.

También recordó que las compañías de seguros médicos no podrán imponer limites a la cantidad de cuidado que reciben sus asegurados y no podrán discriminar a los niños con enfermedades previas.

El presidente enumeró las ventajas que progresivamente está trayendo la reforma sanitaria, como que en la actualidad los jóvenes adultos de hasta 26 años están incluidos en las pólizas de sus padres, mientras estudian y no pueden financiarse su propia póliza, o que los jubilados paguen menos por sus medicinas.

Obama recordó que los estadounidenses que aún no tienen seguro podrán optar desde 2014 a "un abanico de seguros privados de calidad y asequibles".

"Estoy seguro de que cuando miremos hacia atrás dentro de cinco, diez o veinte años, estaremos mejor, porque tuvimos el coraje de aprobar esta ley, mantenerla y seguir adelante", concluyó Obama.