Los 300 nuevos legisladores de Grecia, incluidos varios de un partido ultraderechista implicado en actos violentos, juraron al cargo el jueves, 11 días después de las segundas elecciones nacionales en seis semanas que terminaron sin definir a un ganador y que llevaron a la formación de un gobierno de coalición.

Los diputados prestaron juramento durante una ceremonia religiosa encabezada por el arzobispo Jerónimo, el principal dirigente de la Iglesia Ortodoxa de Grecia.

Entre los nuevos legisladores hay 18 del partido Amanecer Dorado, una organización extremista de derecha que rechaza la calificación de neonazi pero cuyos miembros han sido acusados con frecuencia de ataques violentos contra inmigrantes.

Entre los diputados juramentados de ese partido se encuentra su vocero, Ilias Kasidiaris, de 31 años, quien causó un escándalo en Grecia a principios de mes cuando abofeteó a una candidata del Partido Comunista durante la transmisión en directo de un programa televisivo de debate político. Luego, Kasidiarios se ocultó durante tres días, lapso en que expiró la orden judicial de detención.

Al igual que hicieron cuando prestaron juramento por un solo día tras los comicios del 6 de mayo, cuando habían ganado 21 escaños — los 18 legisladores de Amanecer Dorado se quedaron sentados mientras tres diputados musulmanes juraban al cargo sobre el Corán. En esa ocasión, el Parlamento sesionó únicamente un día y luego fue disuelto debido a la convocatoria a nuevas elecciones por el fracaso en las conversaciones sobre un gobierno de coalición.

Amanecer Dorado obtuvo un apoyo considerable en los comicios de este año al ofrecer un programa político opuesto a los inmigrantes y al rescate financiero del país, junto con la promesa de "limpiar" de inmigrantes los vecindarios afectados por la delincuencia. Ese partido promueve la expulsión de todos los inmigrantes y la colocación de minas terrestres en la frontera de Grecia con Turquía para impedir el ingreso de inmigrantes irregulares. En los comicios del domingo 17 ganó el 6,92% de los votos, muy por encima del 0,29% de las anteriores elecciones nacionales de 2009.

El primer ministro Antonis Samaras no estuvo presente en la ceremonia porque se recupera en casa de una cirugía ocular que le realizaron el fin de semana.

El partido de Samaras, el conservador Nueva Democracia, logró el primer lugar en las elecciones del 6 de mayo y del 17 de junio. Ahora encabeza la coalición que formó con socialista PASOK y el pequeño Izquierda Democrática.