Paraguay será suspendido del Mercosur como castigo por la controvertida destitución de Fernando Lugo de la presidencia, pero no sufrirá sanciones económicas, acordaron el jueves los cancilleres en una reunión preparatoria con vistas a la cumbre de mandatarios del bloque.

"Estuvimos elaborando un proyecto de resolución que será tomado mañana (por viernes)...Paraguay será suspendido de su participación en los órganos del Mercosur", dijo a periodistas en portugués el canciller de Brasil, Antonio Patriota, tras la reunión con sus colegas de Argentina, Héctor Timerman; de Uruguay, Luis Almagro; y de Venezuela, Nicolás Maduro.

El funcionario no precisó el plazo de la sanción que debe ser aprobada por los mandatarios del bloque en el encuentro que mantendrán el viernes en un hotel de Mendoza, a 1.099 kilómetros al oeste de Buenos Aires. En cambio, afirmó que no hay voluntad para adoptar medidas económicas contra Paraguay.

Lugo fue destituido el pasado viernes por el Congreso en un juicio político para el que tuvo menos de un día para preparar su defensa, lo cual generó un fuerte rechazo de sus vecinos en la región.

Patriota recordó que los cancilleres de la región fueron testigos directos del proceso y pudieron constatar que en Paraguay "no existe plena vigencia democrática".

Paraguay es uno de los cuatro socios fundadores del Mercosur junto a Argentina, Brasil y Uruguay. En caso de que los presidentes finalmente suscriban lo acordado por los cancilleres, será la primera vez que se adopte una sanción de este tipo en el seno del bloque sudamericano.

Al mismo tiempo, Patriota adelantó que la incorporación de Venezuela como miembro pleno del Mercosur estará en la agenda de los presidentes, aunque no confirmó si finalmente se hará efectiva.

"Venezuela es un tema que estamos analizando, hay un gran interés de promover la plena participación de Venezuela", señaló Patriota.

La inclusión de Venezuela como Estado parte del Mercosur ya cuenta con la aprobación de los parlamentos de Brasil, Argentina y Uruguay, pero no de Paraguay.

Los miembros plenos del bloque económico y los países asociados — Venezuela, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú — expresaron su "condena a la ruptura del orden democrático" ocurrida en Paraguay y suspendieron al nuevo gobierno paraguayo del derecho de participar en la cita en Mendoza.

"La situación de Paraguay será eje de un profundo debate", adelantó el presidente de Bolivia, Evo Morales, a su llegada al aeropuerto de Mendoza, sede de la cumbre presidencial del Mercosur y de la Unión de Naciones Sudamericanas que se celebrará el viernes.

"Hemos decidido defender la democracia. Lamentamos muchísimo lo que paso en Paraguay. Ese será un tema central y el gobierno nacional (de Bolivia) no va a reconocer la dictadura de Paraguay", sostuvo el mandatario a periodistas.

El presidente Federico Franco, quien asumió el poder para completar el periodo de gobierno de Lugo hasta agosto de 2013, indicó el jueves en una entrevista con The Associated Press que "el país está absolutamente normalizado" y que la transición se llevó adelante cumpliendo totalmente con la Constitución y la ley.

La herramienta que los presidentes utilizarán para analizar el caso de Paraguay es el llamado Protocolo de Ushuaia de 1998, que contempla que en caso de ruptura del orden democrático en un Estado parte, los demás miembros plenos promoverán consultas entre sí y con el país afectado.

Si las consultas resultan infructuosas, se analizarán medidas contra ese país que "abarcarán desde la suspensión del derecho a participar en los distintos órganos de los respectivos procesos de integración, hasta la suspensión de los derechos y obligaciones emergentes de esos procesos".

Patriota adelantó que los cancilleres resolvieron aplicar contra Paraguay "el primer párrafo" del mencionado capítulo del Protocolo, dejando de lado sanciones económicas.